Opinión

‘Fake news’

¿Qué hacer ante invenciones malintencionadas diseñadas para obtener réditos políticos?

16 de enero 2018 , 10:40 p.m.

Corregir o no corregir? Esa es la cuestión. Las últimas investigaciones apuntan a la conveniencia de continuar combatiendo las mentiras con hechos, aun si la masividad de las noticias falsas nos pueda llevar a creer en la futilidad del ejercicio.

Dos razones permiten poner en duda una afirmación que se presenta como tan evidente. No solo se teme que la simple corrección de una falsedad contribuya a difundirla. Se deplora aún más un efecto contraproducente que reforzaría las ficciones circulantes, un fenómeno conocido como backfire effect.

Los profesores Brendan Nyhan y Jason Riefler se preguntaron si las preferencias políticas basadas en creencias sin sustento fáctico podían cambiar mediante la entrega de información cierta. Concluyeron que la presentación de los hechos no solo fracasaba en alterar convencimientos erróneos, sino que también podía robustecerlos. (‘When corrections fail: The persistence of political misperceptions’, Political Behavior, marzo de 2010).

¿Qué hacer ante invenciones malintencionadas diseñadas para obtener réditos políticos? “Ojo, no hagan el censo electrónico porque sus datos serán usados para las elecciones presidenciales con voto electrónico... Así se piensan robar las elecciones”, advierte una cadena de WhatsApp. Todo sirve si levanta el espectro de Venezuela. ¿A quién le interesa saber que no se ha podido poner en marcha el voto electrónico en Colombia? Miles de venezolanos “patrocinados por el Gobierno de Cuba (...) para incursionar y participar en las próximas elecciones (y así votar por) el reciente partido político de las Farc” serán nacionalizados, asegura otra. ¿Vale la pena aclarar lo engorroso y lo demorado que puede resultar la nacionalización?

Experimentos más recientes encontraron evidencia de que los ciudadanos sí se muestran dispuestos a aceptar correcciones más allá de la pertenencia a un grupo ideológico, aun si los conservadores se resisten más a ello. Los datos de Nyhan y Riefler también sugerían que los conservadores resultaban más dogmáticos que los liberales. Los investigadores Ethan Porter, David Kirby y Thomas Wood anotaron: “Si bien las noticias falsas pudieron haber tenido un impacto significativo en las elecciones de 2016, ante una corrección, los estadounidenses están listos a desestimar historias fantasiosas y acercarse a la verdad” (‘Sex trafficking, russian infiltration, birth certificates, and pedophilia: A survey experiment correcting fake news’, por publicarse en Journal of Experimental Political Science). No constituye, entonces, una pérdida de tiempo desmentir embustes.

Que el efecto backfire no se pudiera reproducir constituye una buena noticia para la democracia y, sobra decirlo, para el periodismo. Pero no todo está dicho. En una demostración de gallardía e integridad, Nyhan, Reifler, Porter y Wood se unieron para resolver las contradicciones de sus hallazgos previos.

En un estudio conjunto, encontraron que el público sí puede ajustar lo que cree con base en los hechos, pero ello no condiciona en gran manera sus convicciones generales. “Nuestros hallazgos indican que la corrección de pronunciamientos engañosos de Donald Trump redujo el grado de certidumbre en ellos. Sin embargo, las actitudes hacia Trump no cambiaron” (‘Taking corrections literally but not seriously? The effects of information on factual beliefs and candidate favorability’, junio de 2017, disponible en línea). La gente entiende que le han mentido, pero no le importa.

La posverdad no ha ganado todavía la batalla. Pero ¿qué calidad puede tener una democracia que deja de condenar la mentira? La defensa de la democracia necesita de una gran unión contra los mentirosos.

LAURA GIL

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA