Opinión

Salud y educación

Niños ignorantes y sin salud, pero muy católicos. Para allá vamos. Amén.

25 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Prefiero ministros de educación y salud ateos en vez de un presidente (o procurador) ultracatólico. Punto.

No hace falta ser un experto en ciencias exactas para comprender que asuntos tan importantes para el desarrollo de un país –sean Colombia, Bolivia o Estados Unidos– no deberían quedar en manos de personas que tienen como libro de cabecera la milenaria Biblia, que, más allá de guía para la iluminación espiritual, poco o nada tiene que aportarle a la construcción de un país del siglo XXI.

¿Qué tal que nuestro ministro de salud fuera un hombre ultracatólico, como lo sueña el exprocurador y candidato Alejandro Ordóñez? Supongo que para salvaguardar los recursos del sistema de salud el sagrado funcionario incluiría en el POS un acápite llamado ‘curaciones milagrosas’. Gracias a esta nueva normativa se instruiría a los médicos para que receten oraciones, salmos, rosarios y letanías con el fin de conseguir la recuperación de un cáncer o el tratamiento de una hepatitis. ¿Quién sabe? Tal vez el ministro de salud católico logre unas cuántas resurrecciones al mejor estilo de “Lázaro, levántate y anda”, que, sin duda, marcarían un nuevo paradigma en el mundo científico.

¿Qué más podría hacer el ministro de salud con el que sueña Ordóñez?

Nada de raro habría en que bajo el impulso catequizador del ministro de salud ordoñista, el negocio de las iglesias encuentre una nueva oportunidad: convertirse en EPS.

Supongo que el triage en los hospitales y clínicas pasaría a realizarse bajo estrictos criterios morales y religiosos, que sin duda son más efectivos para que la medicina dé resultados. Vendrían entonces preguntas del tipo: ¿usted es homosexual? ¿Tiene varias parejas sexuales? ¿Hace cuánto no se confiesa? Así, el personal médico logrará hacerse una mejor idea del mal que aqueja al paciente y determinar si lo que tiene es una enfermedad grave o, al contrario, un mal producto del pecado y el irrespeto a los valores católicos.

Nada de raro habría en que bajo el impulso catequizador de monseñor, qué digo, el ministro de salud ordoñista, el negocio de las iglesias (cristianas, evangélicas o católicas) encuentre una nueva oportunidad: convertirse en aseguradoras del sistema de salud. Nada como estar en la EPS que cuenta con más bendiciones papales o aquella en la que el agua bendita se usa para lavar las heridas. El pastor Arrázola, en Cartagena, seguramente será el más poderoso de los dueños de las EPS en la ciudad, repartiendo a diestra y siniestra bendiciones y curas milagrosas, mientras que en Bogotá los señores de El Lugar de su Presencia terminan de invadir las manzanas que quedan del barrio La Castellana abriendo consultorios atendidos por los sabios doctores de la iglesia. ¡Qué ensueño!

Y ni qué decir del flamante ministro de educación ultracatólico que llegaría de la mano del presidente Ordóñez a proyectar las mejores políticas educativas para los niños. Me imagino que el primer gran paso por dar sería el de empezar a enseñar la teoría del Big Bang y la evolución de las especies de Darwin como meras especulaciones no comprobadas, pero asimilables al libro del Génesis del Nuevo Testamento.

Es más, nada de raro tendría que la educación pública, como en otros tiempos, sea entregada a las iglesias para su administración, con el fin de que se vele por una adecuada formación en valores cristianos a todos los niños de Colombia. De paso, podríamos volver a determinar que solo haya colegios masculinos y femeninos, porque la educación mixta no ha hecho más que pervertir a la juventud llevándola a niveles de decadencia nunca antes vistos.

Niños ignorantes y sin salud, pero muy católicos. Para allá vamos. Amén.

* * *

#PreguntaSuelta: ¿en serio al CNE le vale cinco que llevemos más de seis meses sin representantes a la Cámara en las curules afro?

JUAN PABLO CALVÁS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA