Opinión

Historia de dos ciudades

Como siempre en Colombia, el buldócer del desarrollo hizo añicos el patrimonio.

19 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

No lo digo yo, lo dicen quienes saben de arquitectura y patrimonio: el metro elevado fue un atentado contra el centro de Medellín y sobre todo contra uno de los epicentros históricos de esa ciudad, el parque Berrío y la plazuela Nutibara.

Ese punto clave de la ciudad fue el elegido hace 100 años para construir el Palacio de Gobierno, una de las estructuras más extrañas y admirables del centro de Medellín, diseñada por un arquitecto belga llamado Agustín Goovaerts y que en su momento fue considerada una de las obras públicas más importantes del pujante departamento de Antioquia.

Si no tiene presente de qué edificio le estoy hablando, el antiguo Palacio de Gobierno de Antioquia, hoy conocido como Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe, es ese edificio art nouveau o de ‘renacimiento gótico’, de ladrillos y piedras grises y negras, rematado por una imponente cúpula, que está ubicado justo frente al Museo de Antioquia o en diagonal al legendario hotel Nutibara.

¿Qué va a ser de las casas y pequeños palacios vecinos del flamante metro elevado que el alcalde quiere para la ciudad?

Tal vez siga perdido, tal vez usted no sepa de qué le estoy hablando, y lo entiendo. Pueda que nunca se haya interesado en ir al centro de Medellín por cuestiones de seguridad o, simplemente, estas historias de edificios le resulten un tanto banales, por eso cierro este abrebocas con una simple conclusión: hoy, uno de los edificios más interesantes del viejo Medellín está opacado (por no decir completamente invisibilizado en su fachada principal) por la estructura elevada del metro de Medellín.

Ahora usted se preguntará: ¿a qué viene este cuento?

Aquí va la respuesta: cuando se construyó el metro paisa se solucionó un problema de movilidad, sin pensar en el urbanismo. Se dio un golpe mortal al centro histórico y algunos de sus edificios emblemáticos. En lugar de armonizar, se impuso el uno sobre el otro y, como siempre en Colombia, el buldócer del desarrollo hizo añicos el patrimonio. No hablaré de ventas ambulantes, habitantes de la calle y otros problemas conexos al metro elevado. Creo que ya hemos gastado bastante tinta en ello. Quedémonos en lo meramente patrimonial.

En Bogotá podríamos decir que hay dos o tres barrios bien conservados que nos hablan del desarrollo de la ciudad y su proceso urbanístico: La Candelaria, con sus casas coloniales reflejo del modelo de ciudad que se concibió hasta la primera década del siglo XX, y La Merced y Teusaquillo, que reúnen tal vez las casas más preciosas de Colombia, inspiradas en modelos franceses y británicos de comienzos del siglo pasado. Estos dos barrios son un compendio de mansiones y palacetes que no tiene parangón en ningún otro lugar del país. Pero, ojo, ya viene el gran urbanista Enrique Peñalosa a acabar con ellos.

No digo que el alcalde vaya a pasar una aplanadora por encima de las casas y a acabar con todo. No, eso no es. Pero ¿qué va a ser de las casas y pequeños palacios vecinos del flamante metro elevado que el alcalde quiere para la ciudad? ¿Palidecerá la construcción afrancesada donde queda la sede de Fedegán? ¿El sol no volverá a salir para la casona del Partido Liberal? ¿Colfuturo, ubicado en la vieja casa de Laureano Gómez, se verá ahora bajo la sombra de los gruesos pilotes del metro?

Unas casas de dos pisos no tienen nada que hacer para competir contra la mole de concreto que van a montar en la vieja avenida Caracas, por más que desde el Distrito digan que harán el metro más moderno de la galaxia, con columnas de cristal y estaciones invisibles.

Lástima que el gran urbanista no vea que la historia también forma parte de la construcción de ciudad. Si no, miren la muesca que le quiere arrebatar al parque Nacional con el auspicio de TransMilenio.

#PreguntaSuelta: ¿2018 será el año de qué?

JUAN PABLO CALVÁS

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA