Opinión

Autopistas de aquí y allá

Está bien compararse con Suiza, pero hay que esforzarse más para que el ejercicio no sea una burla.

08 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Sí, lo reconozco, Colombia ha mejorado de manera ostensible en términos de vías de comunicación. Es evidente que las carreteras y autopistas que hoy tenemos representan un avance inmenso en comparación con lo que teníamos hace diez años. Ahora sí tenemos dobles calzadas. Ahora los tiempos de traslado a través de las carreteras del país son más cortos en muchos tramos. Sin duda, hemos mejorado.

Pero asegurar, como lo hizo la semana pasada el presidente Santos, que nuestras nuevas autopistas son comparables a las de Alemania o Suiza resulta una tremenda exageración que debería servirnos para reflexionar sobre cómo deben diseñarse y desarrollarse las carreteras del mañana. Insisto: hoy día, las carreteras son mucho mejores de lo que teníamos antes, mas no debemos llamarnos a engaño. Hay nuevas y mejores carreteras, pero estamos aún muy lejos de alcanzar el nivel de las autopistas europeas con sus vías de cuatro carriles por sentido y velocidades abrumadoras que solo se pueden alcanzar gracias a un impecable diseño vial.

Y comencemos por el detalle de la velocidad. Mientras que en Alemania las Autobahn (nombre de las autopistas) no tienen límite de velocidad, en Colombia nuestras autopistas tienen un límite máximo de 80 kilómetros por hora, que, además, va variando cada tanto, pues muchas de nuestras supercarreteras aún pasan por el centro mismo de zonas urbanas. Ese no es un problema menor, ya que el constante cambio de velocidad y el incontrolado paso de peatones de un lado a otro de la vía van en desmedro de la eficacia de una carretera. ¿Qué sentido tiene una autopista que obliga al conductor a estar pendiente de si se atraviesa un campesino o un perro? ¿Podemos llamarla autopista?

¿Qué sentido tiene una autopista que obliga al conductor a estar pendiente de si se atraviesa un campesino o un perro? ¿Podemos llamarla autopista?

Un ejemplo sorprendente del absurdo es que pocos metros después del peaje (¿les dije que las autopistas alemanas no tienen peajes?) de Gachancipá, en Cundinamarca, hay un paso peatonal regulado por la Policía de Carreteras que obliga no a disminuir la velocidad, sino sencillamente a frenar en plena autopista mientras pasan los viandantes. ¿Eso es así en Alemania o Suiza?

También es necesario revisar la realidad de las entradas y salidas de fincas, restaurantes, hoteles, cafeterías, asaderos y demás comercios y viviendas que se apostan a lado y lado de las poderosas autovías nacionales. ¿No es un riesgo que la salida vehicular de una finca desemboque directamente en la autopista? ¿No es un peligro para quienes van a toda velocidad por la carretera y también para quienes entran o salen de las fincas o restaurantes a muy baja velocidad?

Una vía de alta velocidad, como lo debería ser una autopista, tendría que garantizar que la circulación no se detenga en ningún momento o, por lo menos, que haya entradas y salidas a estaciones de gasolina y otros servicios aledaños a través de vías anexas que garanticen una adecuada reducción de la velocidad o permitan la necesaria aceleración cuando se ingresa de nuevo a la autopista. Eso no pasa en nuestras supercarreteras.

Claro que ahora hay puentes impresionantes, admirables viaductos, tremendos intercambiadores viales. Y es cierto que se parecen a los europeos. Pero si queremos que nuestras autopistas sean de verdad como aquellas de Alemania o Suiza, hay que hacer mayores esfuerzos que nos permitan sacar pecho en términos de diseño, para que las vías de alta velocidad lo sean de verdad y no grandes carreteras con los problemas de las pequeñas carreteras de siempre. Está bien compararse con Suiza, pero hay que esforzarse aún más para que el ejercicio no sea una burla, sino un esfuerzo loable.

* * * *

#PreguntaSuelta: ¿será que Cuba, como sede de los diálogos con el Eln, logra darle un nuevo impulso a esa negociación, que parece marchar a paso de tortuga?

JUAN PABLO CALVÁS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA