Opinión

Mocoa: tragedia que se pudo evitar

Solidaridad total con las víctimas. Oraciones. Estaba advertido.

03 de abril 2017 , 01:47 a.m.

Hasta lo más profundo del alma duelen los centenares de muertos de Mocoa. Y los niños que deambulaban por las calles buscando a sus padres. Y los que fueron rescatados. Y las familias que todo lo perdieron. Y la orfandad y la viudez. Y la pobreza, y la exclusión y la desigualdad.

Lo primero, sin duda, es la atención de la tragedia. La presencia inmediata de los órganos de socorro. La atención prioritaria a los niños y los ancianos. La búsqueda de personas atrapadas entre el lodo, las rocas y los escombros cuyas vidas todavía se pueden salvar. La disposición de los albergues, la realización adecuada de los censos para evitar a los oportunistas de las tragedias; las brigadas médicas, las acciones tan dolorosas como indispensables de Medicina Legal, el restablecimiento de servicios básicos, el suministro de agua potable, víveres y enseres indispensables para las víctimas y los sobrevivientes.

Eso debe hacerse con devoción, sentido colectivo de la solidaridad, transparencia institucional y prontitud. La reacción de la Fuerza Pública ha llegado hasta los actos de heroísmo como el del patrullero Desiderio Ospina, que perdió su vida procurando salvar las de otros.

Y una vez sorteadas estas primeras jornadas, se debe emprender un proceso profundo de modificaciones en el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo, en el Sina y en la propia Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, hoy por hoy más reducida a oficina de atención de desastres que a una rectora nacional potente de la prevención de tragedias.

Es cierto que las lluvias en las horas previas a la tragedia fueron torrenciales y muy superiores a los promedios históricos. Pero es innegable que desde hace mucho tiempo se habían detectado estas amenazas y peligros. ‘Hace nueve meses se advirtió que podía pasar esta tragedia en Mocoa’, titula ‘El Espectador’, a partir de las declaraciones del director de Corpoamazonia. El ambientalista Rodrigo Botero, conocedor como pocos de la zona, hace un poderoso relato en ‘Semana’ titulado ‘¿Furia de la naturaleza?’, en el cual señala los efectos letales, advertidos con anterioridad, de la mano destructora del hombre.

El respetado profesor Germán Andrade ha compartido las imágenes comparativas de la urbanización de Mocoa, demostrando cómo en menos de un año se habían urbanizado muchas de las zonas hoy destruidas. En el Twitter del Foro Nacional Ambiental aparecen las recomendaciones efectuadas desde el 2012 por la Universidad Nacional sobre la necesidad de la recuperación de las rondas, vegas y cauces. La activista ambiental @Cloquis, con imágenes contundentes, concluye: “Miren el mapa del PBOT de Mocoa; es claro que se podía evitar. El riesgo y la amenaza ya estaban identificados”.

No fue la lluvia, sola, la que provocó esta tragedia. Fueron malas acciones humanas y malos diseños institucionales. Fueron la falta de actualización del POT, la ausencia de coordinación entre los instrumentos de planificación del suelo y las cuencas (Pomcas), la precariedad de las alarmas y alertas tempranas; el desdén de los políticos, locales y nacional, frente a los asuntos ambientales; la mala gestión del Fondo de Adaptación, creado y adscrito a Minhacienda tras la emergencia invernal del 2010; la pobreza presupuestal de Corpoamazonia, los cultivos ilícitos, la minería, la ganadería extensiva en zonas inapropiadas, la deforestación galopante, la erosión y la urbanización ilegal en rondas y conos de deyección, presionada por la pobreza, en zonas de alto riesgo.

La conclusión es clara. La resume Wilches Chaux: “Muchos desastres no son ni naturales, ni castigos de Dios”. Y este, en particular, se pudo evitar. No han bastado Armero ni Salgar. No ha bastado la sucesión de olas invernales y tragedias por desbordarmientos para aprender las lecciones. ¿Qué más tiene que pasar para incorporar en la agenda de prioridades nacionales una verdadera y eficaz gestión integral del riesgo?

JUAN LOZANO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA