Opinión

Mala educación y exceso de tareas

Hacen daño profesores que asfixian estudiantes con muchas tareas.

01 de abril 2018 , 11:29 p.m.

“Siempre he estado en contra de los profesores que dejan extensas tareas y trabajos para realizar en Semana Santa. También son esenciales el ocio y el descanso para la formación profesional”, trinó el rector de la Universidad Nacional, Ignacio Mantilla. Y tiene razón. El modelo educativo, implantado en una gran cantidad de colegios y universidades, está asfixiando a los estudiantes con tareas excesivas, en muchos casos inútiles, en muchos casos agobiantes y en muchos casos reflejo elocuente de las carencias de los mismos profesores.

No estoy en contra de las tareas, advierto. Estoy en contra de la sobrecarga de tareas y trabajos para adelantar en el tiempo libre de los estudiantes cuando ya no se encuentran en los planteles educativos. Las tareas deben ser un complemento de la faena académica. Y pueden ser exigentes, complejas, pero no agobiantes.

Y tiene mucho que ver con el rol del profesor. En tiempos de internet, cuando el maestro Google parece tener todas las respuestas, los profesores enciclopedia, que recitaban largas peroratas que los alumnos copiaban en sus cuadernos para aprenderlas luego de memoria y poder aprobar los exámenes, están ya mandados a recoger. No hay que desgastarse copiando por horas lo que Google muestra en 10 segundos. No hay que perder días enteros memorizando lo que está a un clic de distancia. Los profesores hoy deben ser guías, tutores, orientadores para que los estudiantes puedan procesar reflexivamente toda la información que tienen disponible.

Hoy no se trata simplemente de acceder a la información. Para ello bastan un teléfono móvil o un PC. Se trata de aprender a procesar, a comprender, a seleccionar, a digerir toda la información disponible. Se trata de desarrollar pensamiento crítico y habilidades relacionales, integradoras, comprensivas, analíticas. Por eso, el tiempo de copiar frases célebres de los oráculos, de llenar cuadernos enteros para recitar luego en las evaluaciones, ya pasó. A los estudiantes hay que ayudarlos a que desplieguen sus alas y emprendan su propio vuelo para llegar muy alto y muy lejos. Tan lejos como ellos mismos lo quieran.

Ni los colegios ni las universidades pueden asumirse como fábricas de diplomas. El objetivo no puede ser, simplemente, entregar cartones. Debe consistir en formar seres humanos íntegros, felices, responsables, dueños de las riendas de sus vidas para luchar por sus sueños y por sus ideales con una caja sólida de herramientas que permita alcanzar los más altos niveles de desempeño profesional, superando las adversidades y las tempestades que a todos nos van surgiendo en la vida.

Hoy, la faena es mucho más exigente, mucho más desafiante, porque el diferenciador del profesor no está dado por las horas interminables en las que pueden repetir conferencias sin tomar agua, sino por su capacidad de entender a sus alumnos y despertar en ellos el gusto por el pensamiento, por el aprendizaje continuo, por la curiosidad intelectual, por la reflexión constructiva. Esa es la ruta para que cada cual se reconozca como un ser pensante, forje su ideario y defina sus propósitos de vida y luche lealmente por ellos.

El exceso de tareas atenta contra esas posibilidades. Todos los estudiantes necesitan aire, espacio, horas de tiempo libre para revisar sus ideas, para moldear su pensamiento, para afinar sus vocaciones, para confirmar sus talentos, para reconocer sus aptitudes, para clarificar qué quieren hacer en la vida. El exceso de tareas les invade esos espacios, los aburre y los frustra.

Ya el alcalde de Soledad, Joao Herrera, por ejemplo, planteó un cambio de horarios y un cambio en el régimen de tareas en su municipio. El debate está abierto. Sabemos que el modelo educativo colombiano necesita ajustes de fondo. Ha llegado la hora de discutirlos con serenidad y de timonear colectivamente en procura de una mejor educación para un mejor país.

JUAN LOZANO

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA