Opinión

En defensa de los pensionados

‘A Santos hay que hacerle un paro para que firme y cinco para que cumpla’, dicen en la CGT.

29 de mayo 2017 , 03:46 a.m.

Me parece perverso el discurso que ha puesto a circular el Gobierno para encubrir el incumplimiento de una de sus promesas de campaña, según el cual los pensionados forman parte de una cúpula elitista y privilegiada que debe convertirse en blanco de nuevos tributos e incluso de recortes en sus asignaciones.

Soy el primero en compartir que a esos avivatos que disfrutaban de millonarias pensiones gracias a un paso fugaz por el Congreso les quiten sus beneficios. Eso no se puede tolerar. El grueso de los pensionados, sin embargo, nada tiene que ver con megapensiones.

Se trata de hombres y mujeres de bien, honrados, que fueron empleados juiciosos para poder garantizar, jornada tras jornada, que un día pudieran tener acceso a una pensión digna que cubriera sus necesidades básicas en la vejez.

La gran mayoría de los pensionados son apacibles abuelos y abuelas que reparten el tiempo que sus achaques les dejan libre para cuidar amorosamente a sus hijos y nietos y hacer las filas que la burocracia indolente y el mal sistema de salud les imponen para sacar su constancia de supervivencia, para reclamar su mesada, para pedir una cita médica, para solicitar un medicamento o para rogarle a un especialista que los atienda antes de que se mueran.

Su único pecado fue trabajar, trabajar y trabajar. Eso les ha valido que hoy, los economistas del régimen los acusen de integrar una élite sobreprotegida que recibe demasiado, como si los políticos ladrones o los tecnócratas ineptos hubieran sido ellos, como si ellos hubieran repartido la ‘mermelada’ o como si ellos hubieran cometido los errores, abusos y delitos que hoy tienen las arcas públicas resteadas. A la hora del tarjetón, en medio de las angustias electorales del 2014, para pedir sus votos, los pensionados no eran una casta privilegiada y merecían respaldo.

Sus aportes a salud representan el 12 % de su ingreso. A Santos y al Ministro de Hacienda en campaña sí les pareció que era muy alto, y por eso les juraron que si ellos retenían la presidencia les bajaban al 4 % ese aporte. Fue en diciembre del 2013, en la Casa de Huéspedes, cuando, con guayaberas blancas y perfumadas, les hicieron la promesa de reducción del aporte... ¡y que viva Juan Manuel Santos, presidente 2014-2018... y que vivan los pensionados!

El episodio me lo contó Julio R. Gómez, presidente de la CGT, quien sostiene que a Santos le tienen que hacer un paro para que firme y cinco para que cumpla (‘remember’ Buenaventura, Quibdó, Fecode, Inpec, Asonal, etc.). El resumen es sencillo: los engañaron, y mientras aplazan la adopción de correctivos para garantizar un Estado austero y transparente, ahora dicen que no hay plata porque el petróleo se desplomó. Y que no insistan más.

El Ministerio de Hacienda, que ha tenido plata para tanto requerimiento de los políticos, que corrió a restablecerles a los congresistas la prima de más de 7 millones mensuales que había tumbado el Consejo de Estado, que sigue ofreciendo ‘mermelada’ ‘fast track’, dijo que se pasará por la faja el compromiso de Santos y objetará la ley aprobada con votos de todos los partidos para rebajar los aportes. Ojalá en la conciliación, el Congreso tenga el buen criterio de insistir en la ley y focalizarse en pensionados de menores ingresos.

En todo caso, independientemente de este conejazo, hay que hacer pronto una reforma pensional justa, integral, profunda, sin populismos ni crueldades. El Gobierno lleva 7 años anunciándola. Ahora, no puede ser dictada por la Ocde ni tramitada a costa de generar odio por los pensionados. Deberá, creo yo, incorporar regímenes de transición para quienes estén en la segunda mitad de su vida laboral, deberá resolver las dificultades de la coexistencia de sistemas y deberá tener aplicación progresiva y solidaria, partiendo del respeto por los pensionados y por sus derechos adquiridos.

JUAN LOZANO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA