Opinión

La música del mar

‘Pink Floyd ya tiene su propia especie’. El camarón pistola, con su tenaza rosada luminosa.

13 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Ya sabemos que el palo del mundo, su cansada madera, no está para hacer cucharas; pero igual nunca lo estuvo, esto fue así desde que empezó, y puede empeorar. De ahí que en todas las épocas haya habido siempre una sola añoranza que se repite con ilusión y terquedad, la del pasado feliz y perfecto que nunca existió, la de un mundo ideal que se supone que alguna vez fue. La nostalgia de algo que en verdad jamás vimos, gran consuelo.

Y las noticias por estos días (puede uno poner aquí la fecha que quiera) son el horror: desastres naturales, el más grave de los cuales sigue siendo la especie humana; la guerra, la intriga, la violencia, la maldad; y la política con su voracidad inagotable, que todo lo tiñe y todo lo arruina, que no deja resquicio sin contaminar. El asteroide ese que iba a destruir la Tierra ya llegó hace mucho, es el hombre. Somos nosotros.

Pero ayer abrí el periódico y hubo una historia que sí me gustó, por lo menos una. Que no es que fuera un consuelo, ni una compensación, ni una gran noticia tampoco ni una razón suficiente para atenuar lo demás o para matizarlo u obviarlo o fingir que ya no está, que no angustia o que no aterra; no. Es solo que entre tanto ruido algo de música sí me hizo feliz, se pega uno de lo que sea para poder celebrar.

Es justo en los tiempos de mayor infamia y confusión cuando más se necesitan cosas bellas en el mundo, por insignificantes que parezcan.

Lo primero que vi fue la imagen, un camarón. Y luego el titular: ‘Pink Floyd ya tiene su propia especie’. La noticia es en realidad la del descubrimiento científico, en el archipiélago de Las Perlas, en Panamá, de un nuevo género del camarón pistola: uno que en este caso tiene una tenaza rosada y luminosa, razón por la cual su descubridor, Sammy De Grave, decidió bautizarlo con el nombre de su banda favorita, Pink Floyd.

Me parece más que justo y merecido, pues ya había una araña con el nombre de John Lennon, la aterradora Bumba Lennoni. Y hay un caracol con el nombre de Frank Zapa, y un reptil extinto con el nombre de Jim Morrison (pobre), y una mariposa con el nombre de Calígula, y un pájaro con el nombre de Confucio, y un escarabajo con el nombre de Casanova, y un oso de agua con el nombre de Madonna.

Lo que más me gustó del ‘Pink Floyd’ es la familia a la que pertenece, la de los ‘camarones pistola’, que se caracterizan por emitir una burbuja al cerrar su tenaza, y es esa burbuja –no la tenaza al cerrarse– la que suena como una explosión y es tan caliente que con ella se protegen estos crustáceos, gracias a ella sobreviven. Y esa música bajo el mar es a veces tan ensordecedora, dicen, que los marineros la confunden con el mar.

Esa fue la otra razón, más o menos, que dio el doctor Sammy De Grave para bautizar con el nombre de Pink Floyd a este nuevo camarón pistola, pues esa ha sido la banda sonora de su vida desde hace años, la música del grupo, su presencia sublime. Y solo estaba esperando el momento justo para agradecerles por tanto, y ese momento llegó cuando vio esa tenaza rosada cerrarse, hacer estallar el agua.

Abro otro periódico, aquí mismo en este computador en el que escribo esto, y leo un artículo sobre la utilidad práctica del arte y la belleza. De hecho se llama así: ‘¿Para qué sirve la belleza?’. Me gusta la hipótesis del autor, quien sugiere que es justo en los tiempos de mayor infamia y confusión cuando más se necesitan cosas bellas en el mundo, por insignificantes que parezcan. Aun si la noticia que las cuenta no nos lo parece.

La belleza como refugio y salvación, la nostalgia de lo que sí ocurrió. El único pasado del que podemos enorgullecernos, la música que se sobrepone al ruido del mundo, se sobrepone y lo vence; la música del mar, la de Pink Floyd.

El palo no está para cucharas, quizás nunca lo estuvo. Pero un consuelo tenemos que inventarnos.

JUAN ESTEBAN CONSTAÍN
catuloelperro@hotmail.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA