Opinión

Final de bandera verde

Posiblemente la eliminatoria sudamericana necesite ‘photo finish’ para dirimir clasificados a Rusia.

27 de marzo 2017 , 04:00 a.m.

En las carreras de caballos, cuando dos o más competidores llegan al disco de sentencia casi en la misma línea, se alza la bandera verde; esto significa que las autoridades de la comisión de carreras determinarán quien ha sido el ganador mediante el recurso del ‘photo finish’: una cámara instalada justo en la raya toma el instante preciso en que cruzan la meta. Es una suerte de escáner de la llegada, pues, aunque parezca increíble, una carrera de 3.000 metros se puede llegar a ganar por dos centímetros (ventaja mínima). Incluso puede haber empate entre dos y hasta tres animales. Ha pasado, y muchas veces. En las cinco jornadas faltantes todos van a echar el resto.

Sin dudas habrá un final de bandera verde. Es posible que la eliminatoria sudamericana necesite del ‘photo finish’ para dirimir los clasificados a Rusia 2018 cuando se llegue al 10 de octubre.

Brasil ya está fuera de lote, pero hay seis más luchando por cuatro puestos y quedan cinco jornadas en las que muchos de estos seis se enfrentarán. A partir de mañana entrará a jugar un elemento nuevo en la competencia, muy importante por cierto: los enfrentamientos con equipos ya eliminados o ya clasificados. No es que unos u otros se entregarán; nadie lo hace, están de por medio el orgullo, la representación nacional, la profesionalidad, la camiseta. Y porque a nadie le agrada perder. Pero no hay duda de que haber alcanzado el objetivo o verse ya fuera de carrera genera una relajación subconsciente. O algo más: si tuviera un desafío importante con el Barcelona o alguna pequeña molestia, ¿vendrá Neymar a jugar por el asado? ¿Cruzará el Atlántico para que busquen molerlo a patadas por gusto nomás? Tenemos un ejemplo concreto: Mauricio Soria, el nuevo técnico de Bolivia, ante lo irremediable de la carrera, convocó una docena de novatos para que vayan fogueándose de cara a la próxima eliminatoria. Son varios de los que enfrentaron a Colombia. Ya apuntó la mira al 2022.

Este nuevo escenario podría favorecer a Colombia, pues sus próximos rivales serán Venezuela y Brasil, ya en el avión, y en los últimos compromisos, Paraguay y Perú, este último posiblemente eliminado. Siempre es mejor enfrentar a un rival que no se juega la vida. El punto débil de los de Pékerman son los goles; de los seis de arriba, es el de menor diferencia: solo un gol a favor.

El calendario, sin duda, puede ser muy determinante: si para Colombia resulta benigno, para Argentina y Ecuador es terrible, y para Chile es de cuidado. Ecuador tiene a Colombia (L), Brasil (V), Perú (L), Chile (V) y Argentina (L). Cuatro de los de arriba y Perú, con el que hay cierta rivalidad desde aquel diferendo limítrofe. Un viacrucis. Argentina deberá enfrentar a Bolivia, en La Paz, y a Uruguay y Ecuador, también afuera. Y a Chile le quedan Paraguay (L), Bolivia (V), Ecuador (L) y Brasil (V).

La novedad es que la eliminatoria tiene otro parámetro de exigencia. Al comienzo del camino se hizo un cálculo con base en las eliminatorias anteriores y se pensó que con 25, 26 o 27 puntos ya era seguro el boleto. Uruguay ocupó cuatro veces seguidas el quinto puesto con 25 (2014), 24 (2010), 25 (2006) y 27 (2002). Pero hay dos variables que alteraron el concepto: la primera es que se dieron bastante menos empates que en los últimos cinco premundiales, lo cual hace que más puntos aparezcan en la tabla. La segunda es que los tres de abajo tuvieron una cosecha más magra de lo esperado (sobre todo por Venezuela, que posee muy buenos jugadores), por lo cual los de arriba sumaron más. Al final de las últimas cuatro fases clasificatorias, la Vinotinto había logrado 20, 22, 18 y 16 unidades; ahora tiene 6, tal vez llegue a 9 o 10. Lo mismo acontece con Bolivia, que en competencias precedentes llegó a hacer 18, 17 y 15 puntos. Hoy suma solo 7. Esto determina que muy posiblemente se tenga que alcanzar los 29 puntos para clasificar. O sea, mayor esfuerzo para conseguir el objetivo.

Una batalla que no terminó es aquella de los puntos ganados en secretaría por Chile y Perú a Bolivia, debido a la inclusión indebida de un jugador. Entre esta doble jornada y la del 31 de agosto y 5 de septiembre, podría haber una noticia importante: Bolivia ha presentado, conjuntamente con otras cinco asociaciones (Argentina, Colombia, Ecuador, Paraguay y Uruguay) un recurso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, su sigla en francés) para que se anule la sanción de Fifa y le sean devueltos los puntos obtenidos ante Chile (0-0) y Perú (2-0). Las probabilidades son menores que la primera apelación que hizo ante la Comisión Disciplinaria de la Fifa, la cual fue rechazada. Pero reales. “La resolución del TAS se conocerá en uno, dos o tres meses. La presentación está hecha y es muy sólida desde el punto de vista argumental, esperamos que se revierta ese fallo”, nos informó Ramón Jesurún, presidente de la Federación Colombiana y miembro del Consejo Ejecutivo de la Fifa. Si esto último sucediera, la tabla podría sufrir una variante fundamental. Chile quedaría disminuido en puntos y en goles, pues hoy se le reconoce una victoria de 3-0 sobre Bolivia, luego quedaría en empate sin tantos. Lo mismo sucedería con Perú. Si el TAS fallara a favor de Bolivia, Fifa debería acatar, no hay más instancias.

Corolario: Brasil aportó en esta eliminatoria la prueba irrefutable de que no hay que temerle a un cambio de técnico. Desde luego, si el proceso se cumple con éxito y no merece objeciones (como en el caso de Tabárez en Uruguay), es absurdo sustituir al timonel, pues solo serviría para perder tiempo y comenzar todo de nuevo. Pero cuando algo no funciona, un cambio es saludable. Con Dunga, Brasil jugaba feo, mal y arriesgaba su boleto al Mundial. Estaba en la sexta posición con 9 puntos (50 por ciento de eficacia). Fue eliminado en primera ronda de la Copa América. Llegó Tite y salió el sol: 7 jugados, 7 ganados, 20 goles a favor, 2 en contra. Y jugando un fútbol espectacular, veloz y ofensivo. No solo ha clasificado a Brasil, lo ha convertido en el candidato excluyente para ser campeón en Rusia. Claro, es preciso percatarse de que algo está mal, escoger un reemplazante… y en el momento adecuado. La CBF advirtió que Tite estaba sin club y lo contrató enseguida.

Igualmente, con Tite se demostró la importancia de un gran entrenador. Los jugadores son los mismos, así como las condiciones de trabajo. Cambió el liderazgo. Lo que hasta la sexta fecha era un equipo oscuro y sin ideas, desde la séptima pasó a ser esta máquina. ¿No son importantes los técnicos?

JORGE BARRAZA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA