Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 08:05 p.m. - miércoles 16 de abril de 2014

Opinión 06:32 p.m.

Costoso populismo asistencial

Costoso populismo asistencial

Jaime Castro

"Tiene razón quien dice que para hacer en Bogotá lo que hizo Chávez en Venezuela es necesario tener a disposición millones diarios de barriles de petróleo. "

Es el de Petro, porque su alcaldía tiene gravosas consecuencias fiscales, económicas y sociales para la ciudad. Como sus generosidades se cubren con recursos del presupuesto distrital, está comprometiendo las finanzas públicas de Bogotá, que son las que han soportado los progresos de la capital en los últimos lustros. En el 2012 los 6 metros cúbicos gratis de agua costaron 60.000 millones de pesos, y la rebaja en la tarifa de TransMilenio puede valer 200.000 millones de pesos este año.

Todavía no sabemos cuánto valdrá el "operador público" de las basuras. Tampoco cuánto costarán gastos en su momento anunciados, como la adquisición de un banco o entidad financiera que apalanque la economía popular, la compra (¿por Internet?) de 100 buses articulados para tener operador público en el mundo del transporte y la creación de empresa paralela a Corabastos (Alimentos Bacatá, que abrirá 400 tiendas exprés y que incluye también 68.000 millones para intervenir 19 plazas de mercado). También anunció la compra del 50 por ciento de la EPS Capital Salud.

La burocratización de la Administración Distrital tiene, igualmente, elevado costo fiscal. La Empresa de Acueducto está incrementando en un 70 por ciento su planta de personal. Aguas de Bogotá contrató 4.500 obreros, cuando solo necesitaba 2.500. A la Uaesp (Unidad de Servicios Públicos) le quitaron su función más importante (la de aseo urbano), pero le crearon 122 empleos.
El Alcalde cuenta con crecido y costoso número de asesores externos. Téngase en cuenta, así mismo, que el apoyo (subsidio) del Distrito al Sistema Integrado de Transporte -SITP- puede valer un billón de pesos, que ya empezó a pagarse en cómodas cuotas semanales de más de 1.000 millones de pesos (rápidamente se irán incrementando).

Otros subsidios y ayudas ha ofrecido el Dr. Petro. Tiene cómo financiarlos. El presupuesto de Bogotá en los próximos 3 años valdrá más de 50 billones de pesos (20 de los cuales procederán de impuestos locales).

Tiene razón quien dice que para hacer en Bogotá lo que hizo Chávez en Venezuela es necesario tener a disposición millones diarios de barriles de petróleo. Como no los tenemos, lo que se ve venir es la quiebra del Distrito.

El impacto de los desembolsos hasta ahora decretados ha sido inmediato: no hay plata para recuperar la deteriorada troncal de la Caracas, y TransMilenio por la Boyacá tuvo que aplazarse.

La gestión de Petro también está repercutiendo negativamente en la vida económica de la ciudad. El TLC con Estados Unidos y los que siguen obligan a la Administración a crear condiciones que faciliten la actividad del sector privado, pero está haciendo lo contrario.

A la industria de la construcción, por ejemplo, la frenó, con la no venta de agua en bloque a la Sabana y la obligación en todo proyecto urbanístico de destinar el 20 y hasta el 30 por ciento del área construida a vivienda de interés social.

Según Camacol, se han perdido 40.000 empleos de mano de obra no calificada. Lo anterior se ha reflejado en la disminución en el 2012 de los ingresos tributarios del sector industrial, que en términos reales bajó el 0,6 por ciento. Lo que pagó Codensa, la comercializadora de energía, por el mismo concepto, solo creció 1,8 por ciento, prueba de que hay desaceleración industrial que castiga el PIB bogotano y, por tanto, el nacional.

A los costos fiscales y económicos citados agréguese que la Alcaldía promueve y atiza inconveniente y anacrónica lucha de clases que ni el país ni la ciudad conocían, porque la confrontación pobres vs. ricos, ni siquiera cuando estuvo de moda en otras latitudes, hizo parte de la vida política nacional. Ahora se promueve por razones electorales.

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper