Opinión

Maestro de escuela

Felicitaciones a quienes se dedican a preparar niños para la vida, para que sean personas de bien.

15 de mayo 2018 , 12:24 a.m.

Maestro, persona que enseña alguna ciencia, arte u oficio. El artesano que ha pasado ya por los grados de aprendiz, el artista de mérito reconocido, especialmente compositor de música; en realidad hay muchas clases de maestros: maestro de ceremonias, maestro de armas el que enseña esgrima, maestro de oficio. Pero cuando decimos maestro, el primer significado que nos viene a la mente es el de maestro de escuela y en realidad esta es la acepción más importante de la palabra ‘MAESTRO’. Porque el maestro de escuela o pedagogo es la persona que con sus conocimientos y vocación especiales se dedica a la educación y enseñanza de los niños, a fin de prepararlos para la vida, para que en el futuro sean personas de bien, útiles para sí mismos y para la sociedad correspondiente.

El maestro en la escuela complementa la educación que los padres deben dar a sus hijos, ejerciendo a su vez autoridad sobre ellos.

El maestro debe sobresalir ante todos sus semejantes, por sus cualidades físicas y, especialmente, por aquellas cualidades morales e intelectuales que le hagan ser modelo que edifique y sirva de ejemplo por su virtud, sensatez y conocimientos, y debe saber comunicarlas a sus discípulos e inculcarles un anhelo constante de perfección. Debe velar tanto por la salud del cuerpo, como por la salud del alma, fundamentalmente su acción debe inspirarles el amor a Dios y a sus semejantes, que es el amor al bien, a la paz, a la justicia, a la verdad y a la belleza.

“El verdadero maestro no es el que se limita a trasmitir una enseñanza, sino el que a través de ella imparte una forma de vida”, Aranguren.

Una nación que mire por su porvenir debe saber preparar y elegir buenos maestros, que sepan formar a las nuevas generaciones y transmitir los conocimientos actuales y pretéritos. También debe, por supuesto, corresponderles con buena remuneración y buenos incentivos para su constante actualización.

Felicitaciones pues, a todos los maestros y maestras, especialmente a tantos aquellos que dignifican su profesión e imitan al supremo maestro de toda la humanidad, nuestro señor Jesucristo.

LICENCIADA ILMA CECILIA ARIZA DE ÁVILA

MÁS COLUMNAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA