Opinión

Mandato quinceañero

Se equivocan quienes se oponen al voto a los 16 años argumentando que "los jóvenes son manipulables"

27 de febrero 2017 , 10:05 p.m.

Antes del plebiscito de 1957, que instauró el Frente Nacional como fórmula para detener la sangrienta matanza entre liberales y conservadores, a las mujeres en Colombia no les estaba permitido votar. La sociedad de ‘machos’ las consideraba sin capacidad de discernir o razonar por sí mismas, al igual que otros excluidos, como los analfabetas. Su papel en la sociedad, cuentan documentos, se circunscribía a la crianza de los hijos y a los quehaceres domésticos. El acceso al conocimiento y a los asuntos públicos, con algunas excepciones, le competían al universo masculino.

Eran los tiempos del gobierno de la Junta Militar que reemplazó al depuesto dictador Rojas Pinilla. La Junta Militar organizó el pronunciamiento popular y convocó a nuevas elecciones. Por supuesto, la decisión de ampliar la democracia otorgándole el derecho al voto a la mujer, medida tomada por medio de decreto ley (el Congreso estaba clausurado), generó uno que otro debate y se pudo escuchar el argumento según el cual “representaba un peligro el voto femenino porque podría ser manipulado por el marido”. Es decir, importantes sectores sociales, al igual que por estas épocas (exprocurador Ordoñez), mantenían cierto recelo en cambiar el papel de la mujer de “procreadora y sustento del peso doméstico familiar” por un rol activo y participativo en los asuntos de la vida pública. Sufragaron en el plebiscito 1’835.000 mujeres, de 4’200.000 sufragios. Así pues, se inauguró un escenario para la inclusión de la mujer en la toma de decisiones en Colombia.

Dieciocho años después de la inclusión de la mujer en el disfrute del pleno derecho de elegir y ser elegida, en 1975 se expandió el derecho al voto mediante instauración de la mayoría de edad a los 18 años, antes establecida a los 21. Por aquellas calendas, hasta donde recuerdo, la atención y beligerancia juvenil se apartaba de cualquier pretensión electoral. Eran los tiempos de la militancia activa en el radicalismo abstencionista, enarbolando consignas como la de “¡un pueblo con hambre no vota, se organiza y lucha!”. En fin, el voto a los 18 no logró el fervor participativo, aunque, la verdad sea dicha, varios sectores de la sociedad “pusieron el grito en el cielo” por entregar el derecho a votar a “una juventud irresponsable, de ‘hippies’, peludos y marihuaneros”. La izquierda que votaba era la “mamerta electorera”.

En 1991, en la Asamblea Nacional Constituyente, no sin sobresaltos, se encaró, entre otros, el debate sobre la importancia de expandir el derecho al sufragio a partir de llevar la mayoría de edad a los 15 años. La ausencia de un delegatario, que abandonó el recinto para resolver urgencias del cuerpo, impidió la decisión. Por supuesto, entre los argumentos opositores se habló tanto de la pérdida de la especial protección infantil como del tema del servicio militar, que llevaría a infantes a la confrontación armada. Desde entonces, cada cierto tiempo vuelve la polémica de ampliar la democracia y expandir el derecho al voto a partir de los 15 años, dicen unos, y otros lo proponen a los 16.

El principal argumento de los opositores al voto quinceañero sigue siendo el mismo del pasado: “Los jóvenes son manipulables”. Creo que se equivocan los que así piensan. La capacidad y acceso a la información dan cuenta de tiempos de madurez distintos a los nuestros. Sería bueno, entonces, propiciar un pronunciamiento juvenil, Mandato Quinceañero, para que los jóvenes entre los 15 y los 17 años de edad, no por ‘fast track’, decidan en urna especial en las elecciones de Congreso si quieren disfrutar del derecho al voto. Que ellos edifiquen su propio legado del final de la guerra.


HÉCTOR PINEDA
*Constituyente 1991

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA