Opinión

Medellín tiene tranvía, pero no tiene aire

En la ciudad mueren a diario 8 personas a causa de la contaminación con material particulado.

03 de mayo 2017 , 12:32 a.m.

El estadounidense Lawrence Summers, entonces director del Banco Mundial (BM), envió un memo (diciembre de 1991) a sus colaboradores: “Solo entre nosotros: ¿no debería el Banco Mundial incentivar la migración de industrias sucias a los países menos desarrollados?”. La respuesta fue que sí, porque los costos ambientales son más bajos en estos países que en los países desarrollados, y “la lógica económica (…) es impecable”, pero la inmoralidad aún más.

¿Qué dice Summers? Hay que liberalizar el comercio, sin tener en cuenta “derechos intrínsecos a ciertos bienes, razones morales, preocupaciones sociales, falta de mercados adecuados, etc.” que “podrían ser usados más o menos efectivamente contra cualquier propuesta del BM para la liberalización”. ¿Qué le falta a Summers? El Premio Nobel de la infamia para coronar su carrera.

Recientemente aparecieron dos estudios científicos publicados en inglés. El primero, ‘Estimaciones y tendencias de 25 años sobre el peso mundial de las enfermedades atribuibles a la contaminación aérea del mediombiente’, publicado por ‘The Lancet’ (abril 10 del 2017), una revista científica británica.

El segundo, publicado en la revista ‘Nature’ (marzo 30 del 2017), ‘Impactos transfronterizos de la contaminación atmosférica global transportada y del comercio internacional’, originado en múltiples centros de investigación e investigadores, al igual que el primer estudio.

El primer estudio señala que “la exposición a la contaminación atmosférica aumenta la morbilidad y la mortalidad humana debido a enfermedades cardiovasculares, respiratorias y el cáncer de pulmón, y acorta la esperanza de vida, especialmente en los países de ingresos bajos y medios”. El periodo estudiado es 1990 al 2015, en 195 países y territorios.

Una de las conclusiones del estudio es que: “Los materiales particulados menores de 2,5 micras (PM2,5) representan el quinto factor mundial de riesgo de mortalidad en 2015, con 4,2 millones de muertes y 103,1 millones de años perdidos de vida saludable ajustados por discapacidad en el 2015, con el 59 por ciento de estos en Asia suroriental”.

En cuanto a la contaminación transfronteriza, el segundo estudio señala que no solo “la mortalidad prematura está relacionada con las fuentes locales de contaminación atmosférica, sino que también la calidad del aire local puede verse afectada por el transporte atmosférico de contaminación proveniente de fuentes distantes. El comercio internacional contribuye a la globalización de las emisiones y a la contaminación como resultado de la producción de bienes (y sus emisiones asociadas) en una región para el consumo en otra región”.

Entre los hallazgos del estudio están: 1) de las 3,45 millones de muertes prematuras en el 2007 relacionadas con la contaminación por PM2,5, en todo el mundo, alrededor del 12 por ciento (411.100 muertes) estaban relacionadas con contaminantes emitidos en una región del mundo distinta de aquella en la que ocurrió la muerte. 2) Cerca del 22 por ciento (762.400 muertes) se asociaron con bienes y servicios producidos en una región para el consumo en otro. Por ejemplo, la contaminación por PM2,5 generada en China en el 2007 está vinculada a más de 64.800 muertes prematuras en regiones distintas de China, incluyendo más de 3.100 muertes prematuras en Europa occidental y Estados Unidos; por otro lado, el consumo en Europa occidental y los EE. UU. está vinculado a más de 108.600 muertes prematuras en China.

En conclusión, los resultados revelan que los impactos transfronterizos de la contaminación por PM2,5 asociados con el comercio internacional son mayores que los asociados con el transporte de contaminantes atmosféricos a larga distancia.

El libre comercio está basado en que todos los consumidores ganan, comprando a precios más baratos. Sin embargo, “si el costo de los productos importados es menor debido a los controles menos estrictos de la contaminación atmosférica en las regiones donde se producen, entonces los ahorros de los consumidores se pueden lograr a expensas de las vidas perdidas en otro lugar”.

En este sentido, “hay algunas pruebas de que las industrias contaminantes han tendido a emigrar a regiones con regulaciones ambientales más permisivas”. Esta es una de la razones de por qué las tasas de crecimiento por contaminación han bajado en Europa y en los EE. UU.

¿Qué hacer? El primer estudio aconseja que “la exposición a la contaminación del aire y su carga de enfermedades asociada puede reducirse (…) mediante programas agresivos de gestión de la calidad del aire centrados en las principales fuentes de contaminación atmosférica”.

Y el segundo estudio recomienda que “la cooperación internacional para apoyar esos esfuerzos de reducción de la contaminación y las ‘fugas’ de emisiones a través del comercio internacional es de interés mundial”.

En Medellín mueren a diario 8 personas a causa de la contaminación atmosférica con materiales particulados (PM2,5). Solo por esta razón, este fenómeno social tendrá que ser enfrentado de manera frontal examinando el modelo productivo y de población. Pero, las autoridades no atinan a presentar un plan, fuera de descargar las culpas en todos, sin contabilizar las ganancias de unos pocos. Mr. Summers, ¿cuánto vale una vida en Medellín?, no tanto como en Nueva York.

GUILLERMO MAYA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA