Opinión

Por la puerta de atrás

Vivimos una erosión de las capacidades del Gobierno central que amenaza la integridad de la nación.

07 de agosto 2017 , 12:01 a.m.

Armar una nación es un rompecabezas de millones de fichas. Hacer que miles y miles de personas se unan alrededor de un acuerdo sobre lo fundamental es tarea que toma siglos. Es aún más complejo cuando se trata de un país como Colombia. Esas maravillas que recitamos desde niños, como las bendiciones de nuestro país: dos mares, tres cordilleras, nevados, llanos, la diversidad cultural y étnica, multiplicidad de regiones, todos los climas... son , indudablemente, grandes privilegios, pero también han hecho muy complejo ensamblar la nacionalidad.

Un asunto que ha atormentado a Colombia desde sus inicios es la tensión entre esa diversidad que nos caracteriza y la unidad colectiva, indispensable para ser nación. Aunque ese contrapunteo se manifiesta de diferentes maneras, su eje ha sido un dilema político institucional tan viejo como las raíces de la patria. Me refiero a la definición de la naturaleza del Estado colombiano, al contrapunteo histórico entre el federalismo y el centralismo. Resolver esa cuestión nos ha costado varias guerras civiles.

La Constitución de 1886 –el hito del centralismo– fue desbancada por la Constitución de 1991, la cual, no obstante todos los grandes beneficios que le ha aportado a la legitimidad del Estado y al fortalecimiento de la democracia, desencadenó, sin proponérselo, una serie de procesos que han debilitado el Estado-nación. En la Asamblea Constituyente de entonces, la discusión federalismo vs. centralismo no fue un debate central. Aun así, el arreglo constitucional resultante ha desembocado en el avivamiento de esa tensión histórica.

La democracia participativa –pilar de la actual Constitución– abrió las compuertas a que la ciudadanía local y regional intente usurpar muchas de las funciones que formalmente están asignadas al nivel central. Por ejemplo, las consultas locales contra la minería y la actividad petrolera, que se vienen expandiendo, son en realidad una acción que diluye la autoridad central en un tema crítico para la nación. El populismo ambientalista ha calado con fuerza en el ámbito municipal.

El debate sobre a cuál departamento pertenece el municipio de Belén de Bajirá despertó regionalismos apasionados y movilizaciones locales que no se veían desde el siglo XIX, reviviendo sentimientos independentistas supuestamente superados. Para no hablar de la absurda idea –que se quiere plasmar en una ley– de darles plenos poderes ambientales y de planeación territorial a las comunidades indígenas.

Como si la autoridad central no estuviera ya suficientemente menguada por las consultas populares, que se han vuelto un negociado a cargo de supuestos líderes comunitarios y un obstáculo severo para las obras públicas y la inversión privada. Además, si se mira la tendencia en las decisiones jurisprudenciales locales y regionales, es evidente que los jueces y magistrados obedecen cada vez menos a las altas cortes, a las directrices centrales o a las decisiones del Congreso de la República.

Estamos viviendo una erosión silenciosa de las capacidades del Gobierno central que amenaza la integridad de la nación. Hay una verdadera fuerza centrífuga que está diluyendo gradualmente la unidad, el poder, la gobernabilidad y la autoridad del Estado. El federalismo se está colando por la puerta de atrás. Es mucho más democrático debatir abiertamente la cuestión de si queremos un Estado federal en vez de llegar allá de manera subrepticia y por la vía de decisiones fragmentadas.

Dictum. A Santos le va a pasar lo de Virgilio Barco. Los dos gobernaron sin pensar en las encuestas. Los dos hicieron todo para servirle a la patria. Los dos cambiaron a Colombia y la liberaron del terror.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA