Opinión

‘I took Panama’, bis

Cuando Latinoamérica observa el colapso de Venezuela, aquí estamos terminando una guerra de 50 años.

24 de abril 2017 , 12:48 a.m.

En los libros de textos sobre la conducción de las relaciones exteriores se reitera el axioma de que la fortaleza de un país y su capacidad de influir están íntimamente determinadas por los condicionamientos políticos internos. El grado de sostenibilidad de las instituciones, el proceso político interno para la definición de los intereses de la patria, la cohesión en torno a la defensa de la soberanía y, en últimas, la profundidad de la unidad nacional son las variables que nutren la percepción externa sobre los niveles de vulnerabilidad de un país.

Desde esos criterios, evidentemente hemos ingresado a una etapa de peligrosísima fragilidad. Colombia logró establecer constitucionalmente un marco para la definición de la política exterior basado en la construcción de consensos, lo más amplios posibles, en torno al accionar diplomático. La Comisión Asesora de Relaciones Exteriores –en la que tienen asiento todos los expresidentes, los partidos, el Congreso de la República, el Vicepresidente y, obviamente, quien ejerza la Cancillería– se diseñó como foro interno para dirimir las diferencias y salir al mundo con posiciones consensuadas.

Me consta, por haber participado en varias de sus reuniones como asesor en la materia, que esa mesa no era de simples ratificaciones. En esa instancia se daban álgidos, profundos y constructivos debates que sin duda ayudaron a refinar, mejorar y solidificar la conducción de la política exterior. La comisión fue por mucho tiempo el altar en el que se rendía culto al paradigma de una política internacional basada en la construcción de acuerdos y de consensos.

Ese paradigma se empezó a desmoronar cuando el expresidente Andrés Pastrana se dedicó a boicotear la comisión despotricando públicamente de su papel en la gestación del accionar internacional del país. Después le tocó el turno al expresidente Álvaro Uribe, quien, con su actitud pendenciera e inasistencia a las reuniones, hizo imposible su funcionamiento.

El puntillazo para una política exterior de consenso lo dio Uribe. El hoy senador revivió con fuerza una de las tácticas políticas más perjudiciales para la integridad territorial, para la independencia y para la defensa de la soberanía de la patria. Me refiero a la politización populista de los asuntos exteriores y a su manipulación en función de sus maquinaciones políticas de coyuntura.

Los colombianos no podemos olvidar que al fragor de la guerra civil y de las batallas políticas domésticas perdimos Panamá. La incitación explícita, de Uribe y de Pastrana, para que los EE. UU. intervengan en Colombia no dista mucho de las maniobras que les entregaron el istmo a los gringos. Sacrificar los intereses nacionales por unos cuantos votos o por unos puntos de favorabilidad en las encuestas no se compadece de quienes tienen la obligación de comportarse como hombres de Estado.

Esas actitudes son aún más irresponsables en la actual coyuntura global, cuando el unilateralismo se toma el mundo, cuando el nacionalismo aflora por todos los rincones, cuando América Latina observa el colapso de Venezuela, cuando estamos terminando una guerra de 50 años de la mano de la comunidad internacional... ojalá que los colombianos se den cuenta de que estos falsos defensores de la patria pueden convertir a Colombia –otra vez– en un paria internacional, en una nación intervenida y arrodillada, con unos ciudadanos llenos de visas sometidos a arbitrariedades infinitas; en un pueblo que pelea las guerras de otros.

Dictum. Quién lo creyera. Uribe y Maduro –como mellizos siameses– pegados para agredir a Colombia afuera y atacar al jefe de Estado.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA