Opinión

Del Tíbet a ciudadanos del mundo

Con paz seremos ejemplo de cómo se logran la victoria militar y la generosidad de la reconciliación.

05 de septiembre 2016 , 12:34 a.m.

Con su excepcional agudeza, Alfonso López Michelsen decía que en política exterior Colombia era el ‘Tíbet’ de América Latina. Tenía toda la razón. Las relaciones exteriores de Colombia desde comienzos del siglo pasado se caracterizaron por una actitud refractaria y pasiva ante el contexto internacional. La Guerra Fría obligó a mantener ese talante de introspección. Fue una decisión favorable al interés nacional, dado que el campo socialista quería convertirnos en uno de los escenarios del conflicto global.

En ese contexto no había alternativa a la doctrina que se conoce como Respice Polum, es decir, “mirar al polo”. El país se alineó con las directrices provenientes de los Estados Unidos como eje del campo democrático. Sin duda, ese paradigma de política exterior estaba relacionado con las prioridades de la seguridad nacional, dado que la amenaza única era la insurgencia.

Colombia fue aprendiendo que ese alineamiento incondicional en un mundo cada vez más diversificado ya no era suficiente. La dinámica que se empezó a vivir hacia una distribución más balanceada del poder global abrió ventanas de oportunidad para mejorar el poder relativo del país. Es cuando nace la nueva doctrina, durante Alfonso López Michelsen y Belisario Betancur. Se trata del nuevo Respice Similia, lo que literalmente quiere decir “mirar a los semejantes”. De allí nace la gestión de Colombia para devolverles el canal de Panamá a los panameños.

El Grupo de Contadora fue clave para lograr la paz en Centroamérica. Después Colombia, con Barco y Gaviria, abrió la puerta –María Mercedes Cuéllar jugó un papel central– para emprender el camino hacia una política moderna de integración al mundo.

Las posibilidades de una política exterior cada vez más poderosa e integral se desvanecieron cuando irrumpió la otra guerra. Los carteles, los paramilitares, la guerrilla, repotenciados por el narcotráfico, casi acaban con la nación. La lucha contra el narcoterrorismo se volvió –a la brava– el eje de la política exterior del país. No había opción. Era una cuestión de supervivencia. Fue una guerra. Y se ganó.

Todos los sueños de lograr un país digno e independiente, y cada vez más poderoso en la región y en el mundo, se tuvieron que posponer porque la guerra nos llevó otra vez a una política exterior unidimensional en la que el objetivo era impedir que Colombia se volviera país paria y lograr el apoyo estratégico. Se logró. La alianza estratégica con Estados Unidos –también con Europa y la región– fue decisiva, como lo demuestran el Plan Colombia, la cooperación internacional y la aprobación del TLC con los gringos, con la Unión Europea y varios socios asiáticos.

El involucramiento eficaz de María Ángela Holguín nos regresa a un relacionamiento con la comunidad internacional en el que la paz es una nueva agenda y una fuente de influencia. Mucho mejores las negociaciones de paz como protagonistas para relacionarse con el mundo que el enfoque –ya caduco– de la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla. Haber sido capaz de convocar a la comunidad internacional para generarle la credibilidad al proceso de negociaciones es el comienzo de esa transición. La comunidad internacional es socia de la paz. La guerra constriñó el universo de posibilidades para nuestra patria. Ahora, con la paz, seremos ejemplo de cómo se logran la victoria militar y la generosidad de la reconciliación. Ambas al mismo tiempo.

Dictum. Acabar con las falsas razones que impiden el uso del glifosato es fundamental. Eso es populismo no justificado en la ciencia. Es una mentirosa ideología seudoambientalista.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA