Opinión

Más allá de la paz

Alcanzada la paz, el programa de gobierno que la gente quiere es el mismo que proclamó Bolívar.

24 de julio 2017 , 11:42 a.m.

Aunque suene inaudito, los ciudadanos se muestran aburridos y cansados del proceso de diálogo con las Farc. No deja de aterrar que lograr el fin de una guerra de medio siglo –que nos dejó millones de víctimas y cientos de miles de muertes– despierte ahora tanta indiferencia. Santos, sin duda, pasará a la historia como uno de los grandes por ser el gestor del logro colectivo más significativo desde la guerra de la Independencia. Sin embargo, la ingratitud es parte ineludible de la condición humana, en particular cuando se atiza con odio, envidia y mesianismo.

La realidad es dura, pero es la realidad. La gente está dando por ‘descontada’ la paz. Nos echamos al buche semejante hazaña como si nada. Aunque no nos guste, hay que reconocer que las preocupaciones de los colombianos están migrando en otras direcciones. Y la voz del pueblo es la voz de Dios. Hay que poner el oído en tierra para anticipar para dónde se dirige la manada.

Las encuestas son contundentes en demostrar que la guerra y la paz –dicotomía sobre la que el uribismo construyó la actual polarización del país– ya no convoca el entusiasmo de antes. Ese dilema, sorprendentemente, hoy no corresponde a las verdaderas preocupaciones de los colombianos. Aquello que trasnocha a los ciudadanos no es lo que desvela a los líderes políticos o lo que los precandidatos actuales creen que sirve para llevar a los votantes a las urnas. De hecho, defender la guerra no elegirá al títere de Uribe, así como la defensa de los acuerdos con las Farc tampoco les darán la presidencia a quienes hoy aspiran a llegar a la Casa de Nariño con esa bandera.

Las preocupaciones de hoy son otras. Están entre estas la inocultable desaceleración de la economía y las angustias asociadas al riesgo de quedar desempleado, el deterioro evidente de la calidad de vida urbana en las principales ciudades, incluyendo la criminalidad; la percepción generalizada de una corrupción pública y privada inatajable; y algo que es más sutil pero contundente: el miedo que siembran las fisuras insalvables que deja la polarización que muchos asimilan al irracional sectarismo bipartidista de los años cuarenta y cincuenta. De allí que se necesite una nueva visión.

La gran paradoja es que, alcanzada la paz, la solución de los problemas relevantes para la gente no se podrá lograr con una nación dividida. Tampoco, con un llamado retórico o cosmético a la unidad. El verdadero programa de gobierno que la gente quiere es el mismo que proclamó Bolívar en su lecho de muerte: que cesen los partidos y se consolide la unión.

En los momentos más álgidos de nuestra historia no solo se depusieron las armas, sino que se dieron arreglos político-institucionales entre los enemigos más feroces para darle al país esperanza, certidumbre y consistencia en las políticas a largo plazo. Estoy convencido de que el país debe regresar a un modelo de coalición política incluyente al estilo de un Frente Nacional amplio que sea la base de un acuerdo sobre lo fundamental.

Nuestra historia está llena de ejemplos. Cuando no se trata simplemente de pactos burocráticos, sino de acuerdos sobre una carta de navegación común, es cuando Colombia ha dado los saltos más importantes y ha obtenido los logros sociales más significativos. Cuando, por el contrario, hemos vivido bajo la división sectaria, es cuando más tragedias ha sufrido la patria.

Dictum. La ira de las mujeres es telúrica. Gradualmente se acumula, hasta que se transforma en terremoto. Los hombres deberíamos ser más sensibles, monitoreando los estertores para prevenir esas erupciones volcánicas que lo arrasan todo.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA