Opinión

A todo Señor...

El plebiscito no es Santos. Es sobre la paz y la guerra. Así lo ha dicho el Presidente.

29 de agosto 2016 , 01:38 a.m.

Desde esta columna hemos luchado por el proceso de paz y las negociaciones de La Habana. También hemos señalado aquellos aspectos que no compartimos. Así lo seguiremos haciendo hasta que Dios nos dé licencia, energías y capacidad, y hasta que los directores de EL TIEMPO nos aguanten.

En esta tribuna hemos defendido la obra de gobierno del presidente Santos, a pesar de discrepar con algunos actos que no se pueden calificar de afortunados. Es de público conocimiento mi cercanía ideológica y política con el Primer Mandatario. Pero ese no es el origen de mi absoluto convencimiento de que tenemos un presidente excepcional. Entiendo que esta opinión va en contravía de lo que se dice en los billares del Gun, en los salones del Club Colombia, del Club Manizales o en los corrillos del ‘tee time’ en los campos de golf.

No deja de parecerme una injusticia que tengamos uno de los presidentes mejor preparados, más capaces, más experimentados y con mayor voluntad de servicio con que ha contado el país y que, a pesar de eso –y de los resultados obtenidos que son sobresalientes en la mayoría de los campos–, las encuestas no lo favorezcan. A Santos le va a pasar como a Virgilio Barco. La historia va a ser más benévola con él que los editorialistas de hoy y los mal llamados “líderes de opinión”.

La parte más interesante de ese dilema es que a Santos parecería importarle más bien poco el cuento de su favorabilidad. Ese es el sello de un estadista. Como fue el caso, hay que reconocerlo, de Álvaro Uribe hasta que dejó la presidencia. Si el actual mandatario estuviera dedicado a la inmortalidad histórica –como dicen sus enemigos– no hubiera invertido todo, corriendo los riesgos más grandes incluso para su vida y la de su familia, para hacer lo que ha hecho para darles la paz a los colombianos.

Quienes dicen que Santos lo que busca es un nobel de la paz o volverse un dictador castrochavista no son solamente cínicos, sino también unos mezquinos. Otros, envenenados de la ponzoña mentirosa de la oposición, se comportan como unos ingenuos que se creen a ciegas las falacias más atroces sembradas por los enemigos del proceso de paz.

Santos es el último de una cadena de hombres que han dado todo por la paz. A él le tocó el cierre de la guerra. Y lo ha manejado con una sensatez impecable apoyado por un grupo de negociadores que se merecen los mayores reconocimientos formales y colectivos.

Por eso es tan ridículo afirmar que el plebiscito no es más que una treta electoral. El plebiscito no es Santos. El plebiscito es sobre la paz y la guerra. Así lo ha dicho el Presidente. Ya es hora de creerle. Se la jugó por la paz y ganó. Él no quiere reelecciones, ni odas, ni entronizaciones internacionales. Esas le sobran. Es un hombre que sin duda ha sido privilegiado pero que entendió cómo usar esos privilegios. Ha desplegado sus capacidades y sus privilegios para servirle al país.

Paradójicamente, cuando se ha hecho el acuerdo de reconciliación más integral y completo en la historia de Colombia, que defiende como ninguno a las víctimas del conflicto, ahora quieren volver a Santos una víctima de haber logrado la paz. Eso no está bien con él o con el país. El Presidente se merece el reconocimiento de todos los colombianos aunque existan algunos que por antipatía o por ignorancia, y sin razones de verdad, sigan diciendo bobadas sobre él o sobre su estilo. Hay que reconocer al hombre dedicado, perseverante, impopular, responsable, estadista y con la franqueza de apostarle al sueño de la paz. La realidad es mucho mejor para Colombia que aquellos que por odio y resentimiento escogen la guerra.

Dictum. La familia moderna es elástica. Hacemos daño a todos cuando sembramos un autoritarismo filial basado en modelos del pasado.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA