Opinión

Carta a la primera rectora de la U. N.

Su nombramiento anima la esperanza hacia una Colombia incluyente y viable para la paz.

04 de abril 2018 , 02:56 a.m.

Profesora Dolly Montoya Castaño:

¡Por fin la foto cambió! Usted inaugura, en ese muro de fotografías de 43 rectores que parecía inamovible, la historia de las mujeres en la rectoría de nuestra querida Universidad Nacional de Colombia. Como mujer, ciudadana, investigadora y académica, abre una nueva página.

Esa fotografía que durante 150 años repitió la invisibilidad de las mujeres, al reconocer su trayectoria, anima la esperanza de nuevos rumbos para una Colombia más incluyente y con nuevas voces. Esa fotografía la interrogamos quienes formamos parte del Grupo Mujer y Sociedad, uno de los primeros en denunciar los universos académicos de nuestro país por la enorme brecha de oportunidades entre hombres y mujeres y el sesgo patriarcal de una universidad que se quería que fuera vanguardia revolucionaria del país.

Saludamos su nombramiento con alegría y esperanza. Sabemos, y lo confirmamos, que las profesoras de la universidad han demostrado de diversas maneras su creatividad e innovación en sus labores de docencia, investigación, extensión y administración universitaria, aun si los muros de la universidad no lo registraban y si las barreras sexistas, homofóbicas y racistas para acceder a los cargos e instancias de dirección permanecían casi inalterables en las estructuras rocosas de las academias y de las comunidades científicas.

Por cierto, somos conscientes de que la tarea no va a ser fácil. Sabemos también que el hecho de ser mujer no garantiza los cambios requeridos respecto a las múltiples violencias, acosos sexuales y situaciones de discriminación persistentes en las universidades.

La felicitamos por desordenar por fin este triste muro de fotos de hombres e inaugurar un tiempo que ojalá podamos llamar, sin reticencias, el tiempo de las mujeres. Como colegas, hemos compartido este campus desde distintas áreas de pensamiento, acción y gestión universitaria y hemos trabajado intensamente para lograr que las mujeres accediesen en igualdad de condiciones a cargos e instancias de dirección, y las estadísticas aún demuestran la prevalencia de los varones en ellos.

El programa que orienta su gestión rectoral está elaborado alrededor de tres ejes, que promueven la construcción de “una comunidad educativa dinamizadora de procesos sociales para el desarrollo de la nación”, en los cuales la reconciliación, la paz, la acción colectiva, el diálogo, la participación, los acuerdos concertados y la comunicación transparente son necesarios “para empoderar a las comunidades en el conocimiento, la tecnología y la sostenibilidad económica y social”.

Usted no está sola en esta tarea. Somos UN sueño de libertad que aún anima el acceso de las mujeres a la educación superior pública y su permanencia en ella. Somos UN sueño de igualdad de oportunidades que se realiza en todos los campos del saber. Somos UN sueño de solidaridad con la autonomía de las mujeres, su diversidad, sus diferencias y con el ejercicio pleno de su ciudadanía como valor ético. Y en esta encrucijada electoral, su nombramiento anima la esperanza hacia una Colombia incluyente y viable para la paz.

FLORENCE THOMAS
Coordinadora del Grupo Mujer y Sociedad

COLUMNISTAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA