Opinión

Santander, conspirador pasivo

Aceptaba el golpe a regañadientes, pero se oponía a que se atentara contra la vida del Libertador.

08 de julio 2018 , 11:38 p.m.

No hace mucho, Mauricio Vargas Linares dio a conocer su libro ‘La noche que mataron a Bolívar’, relato histórico seminovelado donde el lector encuentra reseñados de manera amena los intríngulis que rodearon el frustrado magnicidio del 25 de septiembre de 1828 en Santafé de Bogotá.

Por gustarme el género literario histórico, es un placer intelectual leer escritos como el mencionado, más aún tratándose de hechos que dejaron huella en nuestros anales patrios. Creo que Mauricio Vargas no aporta nada novedoso al esclarecimiento de ese ingrato episodio. Lo que hace con fortuna es narrar con sencillez lo que ocurrió en los días que precedieron el fracasado golpe, como también lo sucedido esa noche en las habitaciones del Palacio de San Carlos –entonces residencia del Libertador– y lo que a continuación fue de los protagonistas. El autor no toma partido acerca de los acontecimientos, sino que se reduce a relatarlos, dejando a criterio del lector adelantar su propio juicio.

Uno de los personajes de nuestra naciente historia republicana que de verdad admiro es el general Francisco de Paula Santander. Por eso he ahondado acerca de su vida, incluyendo el papel que desempeñara en la llamada “nefanda noche septembrina”. No hay duda –como lo confirma Vargas– de que sabía que se fraguaba una conspiración contra Bolívar por pretender imponer una Constitución semejante a la que había adoptado Bolivia, y que daba al traste con los principios democráticos que el caraqueño había defendido en otros días y eran demasiado caros para Santander y todos sus seguidores. El cucuteño no fue el inspirador del golpe. Lo aceptaba a regañadientes, pero se oponía a que se atentara contra la vida del Libertador. Desde los momentos siguientes a la intentona, los investigadores pusieron los ojos en él, por lo que al tercer día estaba detenido para ser interrogado por orden del general Rafael Urdaneta, a la sazón secretario de Guerra y Marina.

Al inculpado se le preguntó inicialmente dónde había estado y qué conducta había observado la tarde y la noche del veinticinco de septiembre. Al respecto, Mauricio Vargas solo dice que “en la noche había velado durante varias horas a su hermana Josefa, que pudo por fin dar a luz tras un complicado parto que en algún momento estuvo a punto de despacharla al otro mundo”. Como años atrás tuve la curiosidad de investigar sobre ese episodio médico, voy a permitirme adicionar algunos datos curiosos a lo relatado en el libro.

Santander hizo ante sus interrogadores un recuento muy preciso de sus actividades, adjuntando detalles simpáticos, que pintan lo que era la rutina santafereña en aquellas calendas. En el día estuvo pagando algunas visitas: al provisor Rocha, a las señoras Almeidas, a las Uricoecheas, a las Sánchez, a Genoveva Ricaurte y familia, y al doctor Viana. Estando en casa de las señoritas Mendozas, se enteró de que su hermana Josefa estaba en trance de parto. Comió muy a la ligera y salió para la casa de dicha hermana, que estaba siendo asistida por las esposas de los doctores Casimiro Calvo y Casimiro Joaquín Sánchez. La parturienta ya había dado a luz sin problema, pero se había complicado por haberse retenido la placenta. En esos tiempos, esta complicación era tratada de diferentes maneras empíricas, y solo se apelaba a la intervención médica cuando aquellas fracasaban. Avanzada ya la noche, Santander consultó al famoso profesor José Félix Merizalde, quien prescribió algo que no tuvo efecto, excusándose de hacer acto de presencia por segunda vez. Entonces acudió a un oscuro personaje francés, que era un fementido médico “graduado en Montpellier”, llamado Juan Francisco Arganil. Acudió presto, con la buena fortuna de que doña Josefa había ya expulsado la placenta. Este Arganil fue uno de los implicados en la conspiración.

FERNANDO SÁNCHEZ TORRES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA