Opinión

Saciedad

Hambre de verdad: no como el hambre de que saciamos simplemente con hacer sonar los dedos.

02 de mayo 2017 , 03:16 a.m.

Tal vez sería mejor pasar de largo esas noticias para no poner en riesgo el apetito a la hora del buen almuerzo que se avecina. De ese almuerzo del cual han empezado a dar pistas los aromas que escapan de la cocina. Más bien pasar a la sección de deportes o curiosear la cartelera de cine: un buen plan para la siesta, inevitable, que vendrá después de los excesos que cometeremos en la mesa.

Tal vez sería mejor pasar de largo esas noticias que se repiten con tanta insistencia. En este mismo diario, apenas unos días atrás, volvían a llamar la atención: que el hambre mata más gente que el sida, la tuberculosis y la malaria. Que una de cada nueve personas en el mundo “no tiene suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa”. Que en La Guajira, durante el 2016, murieron por hambre siete niños en promedio cada mes. Que cada día mueren en el planeta 25.000 personas por causas relacionadas con el hambre. Que 66 millones de niños en edad escolar van a clase con hambre cada día. Que en los países subdesarrollados –a los que ahora llaman ‘países en desarrollo’, para que parezca menos grave su condición– el 13 por ciento de la población presenta desnutrición, y uno de cada seis niños tiene un peso inferior al normal.

Me disculpo si acaso le espanté el hambre. En todo caso, le advertí que pasara de largo estas líneas incómodas. Habría preferido, más bien, que mis palabras hubieran espantado de buena manera el hambre de al menos una de los 800 millones de personas que padecen hambre en el mundo. Hambre de verdad: no como el hambre de tres o cuatro veces al día que saciamos simplemente con hacer sonar los dedos, con movernos diez pasos y abrir el refrigerador, con caminar media cuadra hasta la panadería, con sacar del cajón de la mesa de noche uno de esos chocolates belgas que tanto nos gustan.

En medio de mi saciedad, con frecuencia me pregunto si algo podríamos hacer.

A manera de cierre, los dejo con un párrafo del libro El hambre, del periodista argentino Martín Caparrós, buen amigo de Colombia: “El hambre ha sido, desde siempre, la razón de cambios sociales, progresos técnicos, revoluciones, contrarrevoluciones. Nada ha influido más en la historia de la humanidad. Ninguna enfermedad, ninguna guerra ha matado más gente. Todavía, ninguna plaga es tan letal y, al mismo tiempo, tan evitable como el hambre”.

FERNANDO QUIROZ
@quirozfquiroz

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA