Opinión

Leonard y el mesías

Cree en el perdón. Anhela tiempos mejores. Él y muchos que como él andan desprotegidos aspiran a un país en paz.

06 de septiembre 2016 , 10:56 a.m.

Va de aquí para allá, rodeado de seguidores que no lo ven como a un político sino como a un salvador, como a un profeta, como al mesías... quizás como a uno de esos predicadores que, cuando se quedan sin argumentos, promueven un suicidio colectivo.

Va de aquí para allá, rodeado de seguidores que son como el eco: repiten, repiten, repiten. Y solo conocen el idioma de la adulación. Han perdido la voz propia. Han perdido las ideas. Muchos han perdido la libertad. Algunos han perdido la razón.

Va de aquí para allá con su enorme vanidad a cuestas, que es una pesada carga. Un lastre. Y con esas ansias de poder, enfermizas, desproporcionadas. Otro lastre. Una venda que le impide ver más allá de ese espejo que no le dice cada mañana que él es el mejor, sino que es el único.

Va de aquí para allá lanzando bocanadas de fuego. Incendiándolo todo. Y sus seguidores, sumisos, se encargan de que el fuego se mantenga vivo. Aunque tengan que acercarse en exceso a la candela, y tantos, al final, resulten quemados.

Va de aquí para allá mintiendo y exagerando, y en uno de esos ires y venires se encontró el pasado fin de semana en el Buenaventura con un joven que le dijo esas dos o tres verdades que casi nadie se atreve a decirle. Se llama Leonard Rentería, es un talentoso bailarín y rapero y un líder comunitario valiente que ha sufrido en carne propia la violencia.

Leonard le dijo al falso mesías que bien podía estar en contra de las negociaciones de paz, pero que no tenía derecho a confundir a la gente con temas que no están en el acuerdo. Como no lo tenía, tampoco, para infundir el miedo. Y recordó que “es importante que las comunidades no sigan siendo envenenadas por el odio”.

Leonard le dijo que él era una víctima del conflicto armado, pero que quería la paz, y que si tenía que darles la mano a sus victimarios lo iba a hacer. Que él creía en el perdón. Que anhelaba tiempos mejores.

Y le dijo que él y muchos que como él andan desprotegidos aspiraban a un país en paz. No como el mesías, que va por la vida rodeado de escoltas. Eso le dijo. Sí, rodeado de cientos de escoltas que protegen su vida, sus casas, sus haciendas, sus caballos... y que pagamos entre todos los colombianos para que él pueda seguir propagando el fuego y el odio, de aquí para allá. Sin correr los riesgos que corre Leonard. Que corremos casi todos.
Fernando Quiroz
@quirozfquiroz

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA