Opinión

‘Extraordinario’, extraordinaria

Fueron poco más de noventa minutos en los que amé a algunos de los personajes y a otros los odié.

25 de diciembre 2017 , 11:18 p.m.

Me habían dicho que era maravillosa, pero hay tan pocas agujas en los pajares –y son tan difíciles de encontrar– que no esperaba tanto de ‘Extraordinario’, la película que la semana pasada me conmovió hasta las lágrimas. Me hizo llorar, sí, pero también me hizo reír. Me hizo latir de manera acelerada el corazón, y en algún momento, como en los viejos teatros de Cartagena o de La Habana, me dieron ganas de aplaudir. Fueron poco más de noventa minutos en los que amé a algunos de los personajes y a otros los odié. Sufrí con ellos y también los admiré.

Como ocurre con el buen cine, creo haber cruzado en algún momento la frontera que se dibuja entre las butacas y la pantalla. Entre la realidad y la ficción.

Sí, me habían dicho que ‘Extraordinario’ era una película maravillosa, pero era fácil ponerlo en duda: podía uno pensar que se trataba de otra de esas historias que protagoniza un personaje que padece una enfermedad que lo hace diferente a casi todos, y que el director simplemente explotaría su condición como si se tratara de un animal de circo.

Es cierto que la película pretende conmover, y lo logra: hay que ver los ojos de los espectadores a la salida de la sala. Pero también es cierto que va mucho más allá, que cuestiona al espectador y a la sociedad, que nos pregunta si de verdad somos tan incluyentes como a veces queremos parecer, si estamos preparados para andar por la vida sacándole jugo a la diferencia en lugar de huir de ella, de voltear la mirada, de cerrar los ojos, de apartarnos del camino, de señalar a los que no son como nosotros, de considerarlos inferiores... Y el mundo está lleno de diferencias –de género, de raza, de forma de pensar, de gustos, de oficios, de dioses, de apariencia– y ese es uno de sus mayores encantos.

Dirigida por Stephen Chbosky, protagonizada por Jacob Tremblay, Julia Roberts y Owen Wilson, y basada en una novela de la escritora neoyorquina de ascendencia colombiana Raquel Jaramillo Palacio, ‘Extraordinario’ enseña que se vale ser diferente, recuerda que todos libramos una batalla en esta vida, sugiere que alguna vez merecemos una ovación por nuestras acciones o nuestras actuaciones, insiste en que detrás de las apariencias está la verdad de los seres humanos y nos exhorta a cambiar la manera de mirar a aquellos que no pueden cambiar su realidad.

FERNANDO QUIROZ
En Twitter: @quirozfquiroz

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA