Opinión

Escribir en el Pacífico

El Pacífico no es solo violencia y exclusión. Es también música, ecología, gastronomía y poesía.

24 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

En los últimos años, el Pacífico ha estado en el ojo del huracán debido a la guerra de la coca que se ha librado desde hace décadas. Pero esta región, rica por su gente y su biodiversidad, no se puede reducir a la historia de la infamia que ahí han creado los grupos armados al margen de la ley.

Desde el siglo antepasado, cuando este vasto territorio pertenecía al Estado Soberano del Cauca, fue importante para las compañías extranjeras que desembarcaban ahí para extraer oro y platino.

Desde que llegaron Pascual de Andagoya y Juan Ladrilleros, el Pacífico ha sido víctima de una política de extracción, la cual ha producido una fractura social entre el puerto y la ciudad.

En estas condiciones han debido crear los escritores del Pacífico. Como el caso de las escritoras que recientemente fueron excluidas de representar al país en Francia, los escritores del Pacífico han tenido que escribir desde el olvido y la resistencia.

Por su parte, Buenaventura ha sido recreada literariamente por cuentistas y novelistas que nacieron o vivieron allí, logrando establecer una sólida literatura porteña.

La literatura de esa región comienza con dos ensayistas y dos narradores: Sofonías Yacup, quien fue representante a la Cámara y realizó en 1934 el primer estudio socioeconómico sobre el Pacífico, titulado ‘Litoral recóndito’, y el etnólogo Rogerio Velásquez, autor varios estudios históricos sobre el Chocó y de la novela ‘Las memorias del odio’, que trata sobre el ajusticiamiento del negro Manuel Saturio Valencia llevado a cabo en Quibdó.

En 1948, Arnoldo Palacios publicó la novela ‘Las estrellas son negras’, y Carlos Arturo Truque, en 1973, en una edición póstuma, dio a la luz su libro de cuentos ‘El día que terminó el verano y otros cuentos’.

Por su parte, Buenaventura ha sido recreada literariamente por cuentistas y novelistas que nacieron o vivieron allí, logrando establecer una sólida literatura porteña que viene de los relatos de Óscar Collazos, Moro Manzi y Óscar Olarte y de las novelas de Enrique Cabezas Rher, Medardo Arias, Alfredo Vanín y William Vega.

Como Buenaventura, Tumaco no ha sido ajena a esta ola literaria que comenzó con el cuentista Guillermo Payán Archer, corresponsal de la revista ‘Visión’ y columnista de EL TIEMPO y ‘El Espectador’, la novelista Ligia Vonblon y el cuentista Óscar Seidel.

El Pacífico colombiano no es solo violencia y exclusión. Es también música, ecología, gastronomía y poesía. Esta última representada, ente otros, por el poeta del mar Helcías Martán Góngora, Mary Grueso, Elcina Valencia, María Teresa Ramírez, Aníbal Arias y Hernando Revelo.

Adenda: El escritor colombiano Marco Tulio Aguilera Garramuño obtuvo el Premio Bellas Artes de Novela 2017, en México. ¡Mis congratulaciones!

FABIO MARTÍNEZ
- www.fabiomartinezescritor.com

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA