Opinión

Por Séptima vez, ¡no!

En este debate está en juego la suerte de la vía más importante de la capital.

28 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Gallardos defensores de la conversión de nuestra avenida séptima en vuestra troncal de TransMilenio (TM) han dado su veredicto para pulverizar a los pobres bichos que consideramos la inconveniencia, entre otros, de ese proyecto del plan de desarrollo de la administración Peñalosa segunda etapa. 

Así, mi querido colega y excelente amigo, Ernesto Cortés, y don Andrés Villamizar, azul pintado de azul, coinciden en descalificar a los opositores a la troncal de TM por la séptima. Ernesto los cataloga de “taquilleros”, “oportunistas”, “vacas muertas”, “populistas” y “criticones de hoy” (EL TIEMPO, 23/7/2017, ‘TransMilenio por la 7ª.’) sin especificar a quiénes van dirigidos esos adjetivos elogiosos y tumultuosos, de donde supongo que cobijan en globo a los vecinos preocupados que viven entre la 34 y la 100 (“y más allá”) y que han advertido el desastre que se le avecina a la ciudad con la troncal tan alabada por quienes ni montan en TM, ni tienen la menor idea de cómo funciona el transporte multimodal en las grandes capitales.

Para Villamizar (EL TIEMPO, 27/7/2017, ‘Una bomba de tiempo’) los grupos que se “han opuesto al proyecto lo han hecho con intereses políticos. Es el caso de los promotores de la revocatoria”. Falso positivo, don Andrés. Los vecinos que han manifestado su oposición al TM por la séptima (ver semanario Mi Zona-EL TIEMPO) ni son partidarios de la revocatoria, ni participan en ninguno de los grupos que promueven esa iniciativa saludable. Y en cuanto a estos, debería decir el director de la Fundación Azul Bogotá, con claridad y honestidad, cuáles son los intereses políticos de que los acusa con ambigüedad azulina, impropia de un debate en el que está en juego la suerte de la vía más importante de la capital.

El que sabiamente no incluyó TM por la 7.ª fue el alcalde Peñalosa en su proyecto de troncales, iniciado con la avenida Caracas, en el año 2000

Los argumentos, tanto de Ernesto Cortés como de Andrés Villamizar, y como lo anotaron los vecinos de la 7.ª en las reuniones a que asistieron convocados por el IDU, lejos de despejar las dudas, aumentan las preocupaciones, por la ignorancia que demuestran en materia de urbanismo. Dice Ernesto, al comentar por qué en los días finales de la administración Garzón se dejó por fuera, entre las troncales de TM aprobadas, la de la 7.ª: “Imagino que, como ahora, pesaron más las dudas y reparos de vecinos con influencia mediática para decir que los buses articulados serían un horror, ¿les parece mejor lo que existe hoy?”.

Craso error de desmemoria, para emplear una expresión del propio Ernesto Cortés. El que sabiamente no incluyó TM por la 7.ª fue el alcalde Peñalosa en su proyecto de troncales, iniciado con la avenida Caracas, en el año 2000. Garzón insertó la séptima a última hora, y sí, recuerdo que entonces le criticamos ese “craso error”. Samuel Moreno detuvo el proyecto y trató de montar el TM ligero, y Petro el tranvía, pero fue saboteado arteramente por un consejo de mayoría opositora. Hoy es evidente que la “influencia mediática” milita del lado del señor Alcalde Mayor. Ahora, si a muchos no nos parece que la 7.ª, como está ahora, es el ideal de avenida, sí albergamos el convencimiento fundamentado de que la troncal sería una catástrofe irreparable, como ocurrió con la avenida Caracas, hoy troncal.

Supongamos que Enrique Peñalosa es elegido alcalde de París, y que su principal proyecto es hacer de los Campos Elíseos una troncal de TM. La ciudad entera de París, y Francia toda, se levantarían contra esa bella iniciativa peñalosista. La avenida Séptima de Bogotá, por supuesto, en su estado actual, está muy lejos de parecerse a los Campos Elíseos de París. La propuesta de quienes hemos vivido siempre en Bogotá y la hemos amado desde nuestra niñez ya remota, es hacer de la avenida 7.ª un bulevar semejante a los Campos Elíseos, que sea para Bogotá atractivo y deleite de propios y extraños, como lo es para la Ciudad Luz la avenida de los Campos Elíseos. ¿Qué atractivo tiene para Bogotá, o para sus visitantes y huéspedes, la troncal Caracas? Ninguno en absoluto. Esa que era hermosa avenida antes de que el bárbaro Andrés Pastrana la destrozara con el solobús espeluznante, y Peñalosa la acabara de rematar con el TM, forma hoy apenas un recuerdo para la nostalgia. ¿Es eso lo que Ernesto Cortés quiere para la 7.ª?

Estoy de acuerdo con Ernesto en que a estas alturas suena increíble mantener la discusión sobre la conveniencia o inconveniencia del TM por la avenida séptima. Más increíble todavía que una decisión al respecto, que no puede ser tomada por nadie distinto a los ciudadanos, sujetos del derecho a la ciudad, mediante un proceso de revocatoria, se escamotee por las argucias de un hábil abogado (que cumple con su trabajo, pues para ello le pagan), y la genuflexión de unos magistrados del Consejo Nacional Electoral que se prestan para violar un derecho fundamental de los ciudadanos, consagrado en la Constitución.

Me permito con respeto y humildad sugerir a los defensores del TM por la 7.ª un ensayo. Intenten meter un articulado de TM por la sala de sus casas. Vayan y vuelvan. Y según el resultado tendrán una idea exacta de lo que ocurrirá si se lleva adelante el proyecto imposible de troncalizar la séptima.

Pregunta suelta. Cada día vemos cómo las calles de Bogotá se están llenado de unos llamados ‘maletines’, de color rojo desvaído, cuyo objeto parece ser el de separar la calzada o corredor de ciclovías, de las calzadas vehiculares. ¿No podrían haberse inventado algo más feo y antiestético para incrementar el aspecto pueblerino de la capital colombiana? Felicitaciones al señor alcalde, a quien le agradeceríamos informar a la ciudadanía cuánto le cuestan esos maletines al erario distrital, o al bolsillo de los contribuyentes, y a quién o a quiénes favorecen los contratos. Y si en verdad son necesarios tales esperpentos, cuando hubiera sido más decoroso, discreto, e incluso más barato, fijar unos separadores para las bicicletas como los que hay en las de la Soledad (Park Way) y en otras vías.

ENRIQUE SANTOS MOLANO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA