Opinión

Para Bogotá, el mejor Metro

17 años después, la incapacidad y la obsolescencia de TransMilenio están más que demostradas.

06 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

La administración del alcalde actual, Enrique Peñalosa, obcecada en vendernos apresuradamente un metro elevado, se resiste a enfrentar un debate público acerca de cuál metro, en interés de los usuarios, es el que más le conviene a Bogotá. No sólo eso. Tampoco se le mide a la discusión democrática sobre un sistema multimodal de transporte urbano (SMTU), pues su visión parece estar centrada en un sistema unimodal de transporte urbano (SUTU), que es el TransMilenio, compuesto por buses articulados obsoletos, movidos a diésel, que ocupan tanto espacio en las vías que, en lugar de facilitar la movilidad, la entorpecen. Ya lo dijo el alcalde Peñalosa hace poco más o menos un año: “Vamos a llenar de Transmilenios todas las calles de Bogotá”. Su obsesión es TM, no el metro, sea subte o elevado.

Sin embargo en la práctica está demostrado que no funciona la teoría de TransMilenio como el sistema de trasporte urbano capaz de responder él solo a las necesidades de la capital en materia de movilidad de los ciudadanos, lanzada por el alcalde Peñalosa en administración pasada, para enmochilar la primera línea del metro subterráneo (MS). Nos dijo en el 2000 que con TM no se necesitaba el MS. Diecisiete años después, la incapacidad y la obsolescencia de TM están más que demostradas. Incluso se le considera, por usuarios y expertos, un sistema peligroso que ocasiona constantes accidentes, que propicia toda suerte de delitos en el interior de los articulados, y del que los ciudadanos están hasta la coronilla y más arriba.

Nunca le oímos decir a Peñalosa, durante su campaña victoriosa por la segunda alcaldía, que tuviera pensado, como parte de su programa de transporte urbano, hacer un Metro Elevado (EM). Dijo todo lo contrario, y está documentado, que “el ME es lo que menos le conviene a Bogotá y que lo más adecuado para la ciudad es el MS”. Indudablemente su propuesta a favor del MS le ganó los votos de muchos ciudadanos. El MS también entró en los programas de Clara López; pero claro, Clara no tenía el respaldo del poder mediático y plutocrático que aupaba la candidatura de Peñalosa.

Tan pronto asumió la alcaldía, Peñalosa tuvo un cambio repentino de idea y anunció que el ME era mejor que el MS, sin otro argumento que el muy dudoso y falaz de que el ME “es más barato”. Y cambió de idea con dos agravantes: no tenía estudios de factibilidad de ninguna clase sobre el ME, mientras que los estudios del MS estaban completos, en todos sus aspectos, y listo el proyecto para abrir, en el 2016, la licitación, y en el 2017 los trabajos de la primera línea del subterráneo, planeada para inaugurarse en el 2019.

Peñalosa tuvo un cambio repentino de idea y anunció que el ME era mejor que el MS, sin otro argumento que el muy dudoso y falaz de que el ME “es más barato”

Con la genialidad que lo ha plasmado como el caricaturista más famoso del país, después de Rendón el inmortal, Matador define en uno de sus dibujos (EL TIEMPO, 5/octubre/2017, “Los cuentos de Peñalosa”) la característica de la personalidad de vendedor de específicos del señor alcalde, que le inventa toda clase de virtudes mágicas a su producto para afrijolárselo a los ingenuos. “El metro de Bogotá será alto y esbelto”. “Dentro de ocho años se podrá nadar en el río Bogotá y volver a pescar en sus aguas cristalinas”. Palabras éstas últimas que rematan el anuncio de que está lista una partida de cuatro billones y pico de pesos para emprender el rescate del río Bogotá. ¿Otro contrato para Solarte y compañía? Por supuesto, a los bogotanos, que ya hemos oído esa canción como disco rayado, nos alegra que el río simbólico de nuestra ciudad sea recuperado, y que podamos ir a nadar en él, como lo hacíamos antaño; pero es de temerse que esos cuatro billoncejos puedan ahogarse en las aguas hipercontaminadas del río Bogotá si al menos el 50% de esa megasuma no se destina a tomar las medidas necesarias para alejar del río a los contaminadores, o en otras palabras, para no repetir el proceso eterno de que por una parte lo limpian y por otra lo ensucian. En todo caso esperamos que dentro de ocho años el exalcalde Peñalosa sea el primero en darse un chapuzón en las para entonces aguas cristalinas del río Bogotá.

Volviendo al metro, en una entrevista publicada en este diario http://www.eltiempo.com/bogota/cuatro-posibles-cambios-que-traeria-el-metro-de-bogota-136342, se anuncian “los cuatro grandes cambios que traería el metro (elevado) a Bogotá”. Lo leí varias veces y cada lectura me dejó más preocupado que la anterior. Es verdad que el ME va a provocar grandes cambios en la capital, pero ¿son cambios para mejorarla? Si a una persona le cruzan la cara a cuchilladas, evidentemente le cambiará la fisonomía, aunque tal vez no querrá mirarse en el espejo. Eso es lo que el ME le hará a Bogotá. Llenarla de cicatrices, como lo está haciendo el TM.


¿Qué le conviene a Bogotá? ¿El metro subterráneo o el Metro Elevado? La administración, como podrán comprobarlo les lectores en el enlace inserto atrás, no habla de “metro elevado”. Presenta su proyecto como “El metro de Bogotá”, como para borrar de las cabezas de los ciudadanos la palabra “elevado” y hacerles creer que “el metro” que propone la alcaldía es el único metro que existe. Esos trucos lingüísticos forman parte del sistema de engañar a la gente, que excepcionalmente se toma el trabajo de analizar lo que lee.

Bogotá tiene dos opciones de metro: el metro elevado, que propone la alcaldía, desechado por inútil y dañino en las grandes capitales; y el metro subterráneo, que se utiliza hoy en las grandes capitales. Por ejemplo, este año se van a inaugurar en Moscú otras diecinueve estaciones del metro subterráneo, con diseños futuristas. Invito a los lectores a que recreen su vista en esos diseños de vanguardia. Ellos nos llevan, como en un sueño, al mundo que conoceremos en el siglo XXI, en el siguiente enlace https://actualidad.rt.com/galerias/245191-nuevas-estaciones-futuristas-metro- moscu

Para debatir, analizar y propiciar la participación indispensable de la ciudadanía en algo que afecta de manera tan directa y decisiva su calidad de vida, el Comité “Unidos Revocamos a Peñalosa” ha organizado, y está invitando, al Foro “Bogotá se merece el mejor Metro”, que se efectuará el próximo miércoles 11 de octubre, a las 9 de la mañana, en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Colombia, Calle 12B No. 4-31. Más informes pueden obtenerse en el Cel. (316)733-9123. Si usted piensa que Bogotá se merece el mejor Metro, no deje de participar en este Foro.

ENRIQUE SANTOS MOLANO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA