Opinión

¿Muere un héroe?

Óscar Pérez fue el Hugo Chávez de 2017, con la diferencia de que no le aceptaron su rendimiento.

21 de enero 2018 , 11:27 p.m.

“Literalmente nos quieren asesinar”. Esta fue una de las últimas frases de Óscar Pérez, que pronunció pocas horas antes de que lo asesinaran a sangre fría. El ex-CICPC pudo o no ser un terrorista, como lo tildó la dictadura venezolana, así como pudo o no ser un héroe, como dicen quienes alguna vez formaron parte de una “resistencia”, ese no es el punto.

Hace 26 años, en 1992, un joven militar de nombre Hugo Chávez comandó un golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez y al verse atrapado pidió entregarse, y el Estado aceptó su rendimiento. Más de dos décadas después, el 15 de enero de 2018, Óscar Pérez, dentro de una casa que recibió impacto de balas, fusiles y granadas, intentó infructuosamente negociar su entrega para que no siguieran disparando contra civiles inocentes que se encontraban con él, pero el régimen no lo permitió, vulnerando el derecho a la vida de un ser humano, fuera o no un criminal.

Es quizás una comparación radical, pero me atrevo a decir que Óscar Pérez fue el Hugo Chávez de 2017, con la diferencia de que al segundo le permitieron vivir para que más adelante, otros

murieran por su culpa. Pérez era policía, sin embargo puede medirse en el mismo molde: un joven rebelde y patriota que quiere liberal a su país de un gobierno incapaz que no hace más que crear miseria. ¿Era o no el objetivo público de Hugo Chávez?

Como yo lo veo, más que quién se alzó, lo que realmente influye es cuándo se alzó; cuando Chávez lo hizo, los políticos tenían aún cierto humanismo. El militar pidió a los medios y vinieron los medios, una suerte que no acompañó a Óscar Pérez, quien no recibió más que un llamado a la muerte. Maduro lo dijo en cadena nacional el año pasado, habría “plomo” para cualquiera que osara reclamar su derecho a pronunciar públicamente su desprecio ante un régimen dictatorial, al que lo único que le falta es instaurar campos de concentración, eliminar cualquier rastro de sentido común y convertirse de una vez por todas en déspotas inhumanos.

Los 14 videos que el mismo Óscar Pérez publicó en sus redes paralizaron al país durante todo el día. Hasta ahora ha sido la noticia del año. Un mártir. No ha de ser extraño que en cuestión de días aparezcan camisas con su rostro.

No se descarta la posibilidad de que todo sea un ‘show’ mediático. De hecho, es lo que más se acerca a la realidad, viniendo de un país en donde nos encantan los espectáculos y el morbo; es evidente en la imagen del piloto acribillado en el

suelo de una casa, rodeado de escombros y con el rostro ensangrentado, la cual ha impactado las redes sociales. Pero, ¿por qué jugar con nuestra ignorancia? Más aún en un punto donde el venezolano no sabe en qué creer o en quién creer.

Mientras todo eso ocurría, en una localidad del municipio Libertador se estaban recogiendo firmas para que Lorenzo Mendoza sea el candidato a las presidenciales. Muere un mártir y el venezolano busca otro líder. ¿Por qué? Porque existe la creencia errónea de que Venezuela necesita un mesías que haga eso que 30 millones de personas no hemos podido hacer en 19 años.

ELLY HERNÁNDEZ

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA