Opinión

¿Tiempos normales?

Eventos en EE. UU. y Europa han desatado un clima reinante de alta incertidumbre mundial.

17 de marzo 2017 , 12:00 a.m.

Vivimos tiempos extraordinarios. La frase ha sido repetida quizás de generación en generación, convertida entonces en un lugar común sin mayor significado. ¿Acaso han existido ‘tiempos normales’ en la historia de la humanidad?

Desarrollos recientes de la política internacional han motivado las voces de alarma. Hay que precisar. Son, más que todo, eventos en Estados Unidos y Europa los que han desatado hoy las preocupaciones sobre un clima reinante de alta incertidumbre mundial.

Populismo es el nombre dado al fenómeno contemporáneo que acapara la atención, ya se trate de lo ocurrido en Estados Unidos o de lo que pueda suceder tras las elecciones en Holanda y Francia. No estoy seguro de si sea el término adecuado para entender lo que está en juego.

Común a todos estos escenarios es el auge del discurso nacionalista –una importante razón para las referencias al populismo–. Autores como el historiador John Lukacs definen, en efecto, a los populistas casi que de manera exclusiva por su nacionalismo. Los protagonistas de su libro 'Democracy and Populism: Fear and Hatred' (Yale, 2006) son Hitler y Mussolini.

El nacionalismo de última cosecha tiene un fuerte componente de adversidad contra los inmigrantes, en Europa y en Estados Unidos. No ha sido tanto la libertad de comercio como la libertad de movimiento la que le ha impuesto límites a la globalización.

El nacionalismo que tiende a dominar (pues los hay de diversos colores) es de corte xenófobo y racista, que encuentra el terreno abonado por la crisis económica y el descrédito universal de los partidos políticos (tradicionales depositarios de la representación de los intereses sociales).

En una atmósfera generalizada de antipolítica, el gran interrogante es si la democracia cuenta con las herramientas adecuadas para resolver los problemas del siglo XXI. Hay cierta ironía en formular el interrogante no para los países del llamado tercer mundo, sino para aquellos donde supuestamente la democracia tuvo sus orígenes modernos.

El gran interrogante es si la democracia cuenta con las herramientas adecuadas para resolver los problemas del siglo XXI

Basta una breve mirada al debate para apreciar que lo que está bajo discusión es el mismo futuro de la democracia. En su defensa del populismo, Ernesto Laclau sugirió que la democracia liberal y representativa sería una instancia pasajera en la historia de los regímenes políticos. ¿Estamos presenciando su natural extinción?

Es prematuro decretarle la muerte a la democracia moderna. Pero el mundo occidental (Europa y Estados Unidos) haría bien en examinar sus problemas con menos complacencia sobre sus propias trayectorias históricas. Sería un punto de partida más prometedor.

Nuevas (y no tan nuevas) corrientes de pensamiento proponen examinar la historia de la democracia desde visiones alejadas del ‘eurocentrismo’. Hace ya un par de décadas, John Markoff identificó los espacios “periféricos” donde se originaron algunas de las instituciones que hoy asociamos con la democracia. Uno de los ensayos recientes más provocadores es el de John Keane, quien explora lugares hasta ahora recónditos en la historia de la democracia ('The Life and Death of Democracy').

Las referencias al mundo de las entreguerras en el siglo XX fueron muy frecuentes como para ignorarlas. Fueron distintas circunstancias. Común a las dos épocas es el crecimiento de un espíritu nacionalista, hostil a la democracia liberal.

Los desafíos, sin embargo, son de otra dimensión. Pocos del tamaño del que representan los retos de la revolución tecnológica que, en teoría, habilitan a los ciudadanos a tomar parte directa, como nunca antes, en la agenda y las decisiones públicas. Puede sonar a lugar común, pero sí vivimos tiempos extraordinarios.

EDUARDO POSADA CARBÓ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA