Opinión

Tiempos de Hirschman

Fue un heterodoxo en las ciencias sociales, enemigo de reducir todo a fórmulas y modelos.

12 de enero 2018 , 12:00 a.m.

“Una biografía de la reforma”: así llamó Jeremy Adelman la historia de Albert O. Hirschman. El biografiado es Hirschman. El autor, Adelman. Y, en efecto, es difícil dar con pensadores cuya vida y obra personificaran tanto la idea de la ‘reforma’ en tiempos de extremismos como el mismo Hirschman.

Nacido en Berlín en 1915, Hirschman creció en entreguerras, en una “familia acomodada de judíos asimilados”. Al morir su padre, en 1933, ya Hitler había ascendido al poder y la violencia nazi antisemita hacía estragos en las calles alemanas. El día del funeral paterno, Hirschman le anunció a su madre la decisión de irse a París. Tenía 17 años de edad.

Comenzaba entonces esa “odisea” fascinante que Jeremy Adelman, profesor de Princeton, reconstruye en su biografía magistral, 'Worldly Philosopher' (2013).

Los ideales del humanismo, adquiridos en el seno familiar, lo acompañarían de por vida. En sus años escolares, en el Gymnasium francés, ingresó a grupos de lectura donde discutían a Hegel, Marx y Lenin. Pero se alejó pronto de los dogmas, sobre todo tras su amistad con el filósofo italiano Eugenio Colorni.

Colorni le enseñó a apreciar el poder creativo de las dudas y a favorecer “pequeñas ideas” en vez de “grandes teorías”. Su “influencia intelectual más importante”, Colorni formaba parte de una “corriente italiana más amplia” que intentaba combinar valores liberales y marxistas con un “compromiso con la democracia”.

En esa vida en constante movimiento, es notable su estadía en Colombia, a donde llegó en 1952 como parte de una misión del Banco Mundial.

Siguieron otras influencias. Hirschman se tomó a Hayek “en serio”. Montaigne “cautivó su imaginación”. Su peregrinaje intelectual fue largo y tan rico como su voraz apetito por el conocimiento, acompañado de sus experiencias en un mundo trastornado por la guerra.

Se unió a las fuerzas antifranquistas en Cataluña. Ingresó dos veces en los ejércitos aliados contra Hitler, primero en Francia y después en Estados Unidos. En Francia fue la figura central de una red que ayudó a escapar a unos 2.000 perseguidos por los fascistas. La guerra reafirmó su “escepticismo” frente a cualquier propuesta de “sacrificar a los individuos en favor de grupos”.

Cercado por el régimen de Vichy, logró refugiarse en Estados Unidos, primero en Berkeley, gracias al apoyo de la Fundación Rockefeller. Allí conoció a Sarah, con quien se casaría. Allí comenzaba otra vida, aunque al principio aún condicionada por la guerra.

Terminada la guerra, reinició una extraordinaria carrera que combinó sus experiencias en el diseño de políticas públicas (con el Federal Reserve o el Banco Mundial) y consultorías en proyectos de desarrollo, con una sucesión de cargos académicos, en Yale, Columbia, Harvard, Stanford, hasta encontrar casa final en Princeton.

En esa vida en constante movimiento, es notable su estadía en Colombia, a donde llegó en 1952 como parte de una misión del Banco Mundial. Aquí vivió casi cinco años, “en muchos aspectos, los mejores de su vida”. Su experiencia colombiana fue además la base de su primer libro exitoso, 'The Strategy of Economic Development' (1958), aunque las “lecciones colombianas no aparecen en el texto de manera explícita”.

A Colombia regresó en varias oportunidades, como a otros países de Latinoamérica que inspiraron muchas de sus obras. Se opuso al fatalismo y combatió la “fracasomanía”, la nativa y la impuesta por expertos extranjeros. Fue un heterodoxo en las ciencias sociales, enemigo de reducir todo a fórmulas y modelos. Contra la intransigencia, defendió la posibilidad de un diálogo democrático.

Adelman examina con exquisitos detalles la impresionante obra de Hirschman, que mantiene vigorosa actualidad: una biografía ejemplar de un reformista para todos los tiempos.

EDUARDO POSADA CARBÓ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA