Opinión

Política en la era de internet

El eventual repetido triunfo de Corbyn abre serios interrogantes no solo sobre la suerte del partido laborista, sino sobre el futuro de la democracia representativa.

11 de agosto 2016 , 06:45 p.m.

Quienquiera se interese en la política y la democracia haría bien en seguir las elecciones por la jefatura del partido laborista en la Gran Bretaña. No compete solo a la izquierda. Ni tampoco se trata de andar impresionados con lo que ocurre en una de las cunas de la democracia moderna. Lo que está sucediendo en la disputa laborista es un indicio más, gústenos o no, de lo que está quizás por venir.

Jeremy Corbyn fue elegido líder de los laboristas hace menos de un año. Se anticipaban sublevaciones contra su jefatura dentro de su partido. No tan pronto. Los resultados del referendo reciente sobre Europa desataron finalmente un reto abierto, y la campaña en curso.

Insatisfechos con su liderazgo, 172 parlamentarios laboristas (75 por ciento de la representación laborista) le retiraron su confianza. Corbyn decidió acudir a las bases y someter su liderazgo a otra elección interna del partido. Sus oponentes se han agrupado alrededor de Owen Smith, galés de centroizquierda, hasta hace poco de bajo perfil, con escasas probabilidades de triunfo.

Todo indica que Corbyn prevalecerá por encima de la voluntad de la inmensa mayoría de sus colegas en el Parlamento. ¿Puede en esas condiciones ejercer un liderazgo efectivo en el principal partido de oposición? ¿Cuál es el futuro del laborismo? Más allá de la política británica, ¿cómo se define la representación política? ¿Cuál será el futuro de los partidos y de los congresos en las democracias?

Las razones de insatisfacción de sus colegas parlamentarios son muchas, además de su débil participación en el referendo –gota que rebosó el vaso–. La mayoría discrepa de sus políticas, asociadas con el radicalismo de izquierda de décadas pasadas.

Su forma de liderar enajenó a muchos: abiertas contradicciones con colegas en el gabinete en la sombra, toma de decisiones inconsultas, pobre registro en medios de comunicación, desprecio por las encuestas. Muchos dudan, pues, de que bajo su liderazgo el partido laborista sea elegible. Las encuestas lo colocan 16 puntos detrás de los conservadores.

El que sea elegible o no parece interesar poco a sus seguidores. Así lo comprobó Tom Crewe, joven reportero que decidió observar de cerca a los corbynistas (London Review of Books, 11/8/16). Para sus simpatizantes, los atractivos son otros.

Su proyección como persona de principios intransigentes, distante de los políticos tradicionales, lo ha convertido en símbolo de liderazgo alternativo. A través de la organización Momentum, ha logrado atraer millares de nuevos militantes en el laborismo, algunos de regreso tras desencantos con Tony Blair. Sus críticos lo acusan de querer transformar el partido en un movimiento social.

A primera vista, Corbyn representaría el regreso al pasado. ‘Hacia atrás, camaradas’ fue la portada de The Economist tras su elección como líder en el 2015. Su plataforma socialista sería la misma que ha defendido en sus 33 años de parlamentario, anclado así en la década de los 80, antes de la caída del muro de Berlín.

Hay que hacer un esfuerzo adicional, sin embargo, para entender las novedades del fenómeno corbynista. Como señaló David Runciman profesor de Cambridge, sus políticas pueden ser de los ochenta, pero Corbyn es un “candidato de la era de internet”, una era de “rupturas”. El liderazgo de Corbyn parece ir contra la “sabiduría convencional”, pero en esta era la “sabiduría convencional es una divisa devaluada”.

El eventual repetido triunfo de Corbyn abre serios interrogantes no solo sobre la suerte del partido laborista, sino sobre el futuro de la democracia representativa. Con retos que sería sabio no despreciar.


Eduardo Posada Carbó

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA