Opinión

Y uno escribiendo libros...

El mundo parece precipitarse en una sombría polarización. Ahora reforzada por pastores y sacristanes

25 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Es como si el mundo se precipitara ahora, otra vez, en la estulticia. Donald Trump estremece el desierto afgano con la madre de todas las bombas para probar su imperio recién estrenado; Putin, el expolicía bolchevique, chicanea que él tiene al padre, un bombón más barato y más letal ante el cual palidece el artilugio yanqui; y en Corea del Norte, un joven cómico hace ostentación de sus propios detonantes fálicos, y se hace aplaudir por un pueblo robotizado, que agita flores rojas entre convulsiones y lágrimas de placer.

Y aquí, al lado, pasando el Orinoco, en nombre de un bufón que llaman ‘comandante eterno’, un exchofer de bus metido a estadista, baila y engorda mientras sus compatriotas pasan hambre y parlotea en defensa de la bagatela ideológica del socialismo del siglo XXI. Y a nuestro lado, en nuestra entraña, el exprocurador Alejandro Ordóñez descalifica al Ministro de Salud por ateo. Como hace 50 años, un cura cavernario en Medellín se preguntaba si un comunista podía enseñar medicina en la Universidad de Antioquia. Para referirse a Héctor Abad Gómez que jamás había leído un libro de marxismo y cuya única osadía había sido denunciar que la leche que tomaban entonces en Medellín era más un tósigo que un alimento, que los niños pobres pesaban menos que los niños ricos y que se necesitaban acueductos.

Alguien me preguntó estos días si creía en Dios. Puedo decir que no creo en el ponzoñoso del Procurador y del cura antioqueño. Y que conocí a lo largo de mi vida muchos ateos buenos. Y un montón de virtuosos de almas laberínticas. De aquellos que Cristo llamó en sus días sepulcros blanqueados.

El puritanismo suele ocultar realidades sorpresivas. Pero, quién soy yo para adivinar los secretos del exprocurador.

Recuerdo aquí a Edgar Hoover, el inquisidor de los placeres de cama de sus prójimos y perseguidor de los liberales y los ateos. Que al mismo tiempo fue dueño de una pornoteca incomparable con la de cualquier norteamericano de su tiempo, descubierta después de su muerte. El puritanismo suele ocultar realidades sorpresivas. Pero, quién soy yo para adivinar los secretos del exprocurador. Lo más posible es que todo se reduzca a una colección de Soho, la revista que una vez demandó porque hizo una parodia de 'La cena de Leonardo', donde presidía la mesa una muchacha con los senos desnudos. Y qué senos. Tan inocentes y tan bellos.

Sí, el mundo parece precipitarse en una sombría, inesperada polarización ahora mismo. Los dos fascismos, el de izquierda y el de derecha ahora reforzado por los pastores y los sacristanes, retornan a mostrarse los dientes. Y uno no tiene más remedio que sentirse ofuscado. El occidente cristiano que accedió a la tolerancia de Montaigne a través de un calvario monstruoso, vuelve a enfrentarse con las malas costumbres del fanatismo infantil del origen. Y regresa a los tiempos de los savoranolas que parecían superados.

Las bombas de Alá estallan en las capitales del mundo cristiano. Nuestros marxistas criollos declaran como si fueran ciegos o tontos que el camino de Colombia es el chavismo, esa ridiculez tropical, mezcla de Jesús, Bolívar y Marx en una misma sopa impotable. Y Ordóñez descalifica a Alejandro Gaviria con los argumentos de su fe sustentada en un libro de leyendas judías convertidas en dogma. Pero no hay que echarle toda la culpa de sus fieles a Cristo. Ni inculpar a Marx por la estulticia de sus bisnietos equinocciales. Ni por sus adeptos al marxfactorizado Bolívar. El pobre millonario venezolano que enviaron las masonerías a Suramérica para que desbaratara el poder del monarca español, iniciando la penúltima globalización del mundo.

Coda pertinente. Los invito el viernes a la feria del libro al lanzamiento de Cabos sueltos, unos ensayos que amplían estas notas, en compañía del rector de la universidad Eafit, Juan Luis Mejía, y de Julio César Londoño. La literatura siempre fue un buen consuelo contra las miserias terrestres.

EDUARDO ESCOBAR

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA