Opinión

Los pasos del escorpión

Un libro que nos habla sobre moda, números y los hipotéticos amores de Mutis con Elena Poniatowska.

23 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

En la pasada feria del libro la editorial Eafit lanzó dos obras en su colección Letra x Letra, que merecieron considerarse mejor. Pese a la pantomima que representaron William Ospina y Fernando Vallejo, a propósito del libro del antioqueño contra las que llama imposturas de la física moderna. Y que paró en una nueva declaración de amor a los perros.

El primero, 'Cabos sueltos, la lectura como pecado capital'. Donde el autor hace la crónica de su relación con la escritura desde los primeros cuentos de Pombo de nuestra infancia, y el primer poema que escribió dedicado a su mamá, hasta sus experiencias en la adolescencia con las obras de Emilio Salgari, y como escritor precoz en los periódicos, y como editor de revistas y autor prolífico si no profiláctico. El otro, 'Los pasos del escorpión', de Julio César Londoño, es un libro de ensayos llenos de encanto, que sin aspavientos, evitando la seriedad melancólica en que suelen caer tantos ensayistas, nos habla sobre la moda, los números, los hipotéticos amores de Álvaro Mutis con Elena Poniatowska, las partículas elementales y la torre de Babel.

Londoño es aficionado como yo (y como Vallejo y Ospina) a hablar de un montón de cosas que con mucha probabilidad no entiende. Como yo y los antedichos. Pero él y yo tenemos derecho a echar mano de los asuntos oscuros de la ciencia contemporánea, pues no lo hacemos para fingir una falsa maestría, sino para expresar nuestro asombro ante el mundo, señalar la belleza trágica del misterio y ejercer nuestra capacidad para la duda. En la página 114 de 'Los pasos del escorpión' Londoño dice que es posible que los extraterrestres no pasen de ser una posibilidad matemática, el número que cifra el sueño del hombre de encontrar un amigo en su soledad cósmica. Y se pregunta por la utilidad de la exploración interespacial que enfrenta lo finito, pero ilimitado, es decir, esta cosa sin bordes que habitamos.

Vallejo y Ospina, el primero desde el enojo impostado y el otro desde el lirismo mamerto, suelen desconfiar de la modernidad. De los hallazgos de la ciencia y la técnica contemporáneas. Londoño, y yo también, a pesar de todo y contra todo, apreciamos en cambio este animal hirsuto que somos, que fue capaz de erradicar de la tierra un montón de enfermedades mortales y de hacer la vida más higiénica, segura y rica. Como quien dice, Londoño es capaz de una virtud rara: la gratitud. Además, como a mí, lo enamoran las hormigas que ordeñan a los pulgones, y que inventaron el comunismo totalitario antes que los rusos. Cuyas barrabasadas aún inquietan la civilización cristiana, los valores de Occidente tan difícilmente construidos.

Londoño ironiza al discutir sobre los peligros de las pantallas. Pero no desespera. Y acepta con humildad que los muchachos de hoy adictos a los cachivaches electrónicos están en su derecho de usar estimulantes y de conocer el sexo temprano. Como la mía osó experimentar en la expresión artística y en la vida parroquial de entonces y el amor libre. Claro que Londoño no menciona el nadaísmo una sola vez. Pero yo me encargo en esta breve exégesis de hacerles justicia a los amigos de Tristan Tzara de estos pagos, que a veces tramaban sus conspiraciones estéticas en los clubes de ajedrez, en cuyos reservados se negociaron también a veces los primeros contrabandos de cocaína a los Estados Unidos.

Pasen por su librería de confianza y pregunten por 'Los pasos del escorpión. Un libro divertido e inteligente. Y por 'Cabos sueltos, la lectura como pecado capital'. Donde muy a propósito encontrarán dos ensayos dedicados a poner algunos puntos sobre las íes, afectuosos y pertinentes, en el trabajo literario de Fernando Vallejo y de William Ospina. A Ospina le oí decir antier por Telesur que en América hubo culturas hace 20.000 años. Y que inventó el romanticismo. ¿Ahora nos van a resultar pereiranos Kant y Goethe?

EDUARDO ESCOBAR

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA