Opinión

La ciencia de la felicidad

La receta para ser felices se compone de ejercicios y rutinas concretas para desarrollar habilidades

25 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Es en serio. Dacher Keltner, Ph. D. en psicología de la Universidad de Stanford y profesor titular de la Universidad de California con sede en Berkeley, dedica su vida académica al estudio y desarrollo de lo que se denomina la ciencia de la felicidad.

A través de esta área del conocimiento se pretende, entre otros fines, entender y documentar la función social de las emociones, al percatarnos de que estas son herramientas que le permiten al ser humano adaptarse y responder a los desafíos y oportunidades que se le presentan en las interacciones propias del mundo moderno. Esto incluye, según la presentación realizada por Keltner en la cumbre anual del Consejo para el Desarrollo y Soporte a la Educación (Case por sus siglas en inglés), el compromiso y dedicación derivados del amor, la serenidad como consecuencia de la vergüenza y la manera como el asombro nos vincula con causas trascendentales.

Quizás el principal aporte de esta disciplina, según el clásico libro de Keltner (‘Born to be good’), es que haciendo uso de métodos rigurosos ha logrado demostrarse que el hombre es un ser fundamentalmente bueno y que logra sus mayores niveles de satisfacción cuando ejerce dicha bondad. Más aún, el clímax de tal satisfacción se alcanza cuando el beneficiado por las acciones es un tercero desconocido. Es ciertamente alentador enterarnos de que una alternativa para vencer la envidia y mezquindad, sentimientos igualmente humanos, es tomar consciencia de lo que somos en realidad y trabajar para que primen las habilidades benévolas que naturalmente llevamos por dentro.

Haciendo uso de métodos rigurosos ha logrado demostrarse que el hombre es un ser fundamentalmente bueno y que logra sus mayores niveles de satisfacción cuando ejerce dicha bondad

La ciencia de la felicidad tiene numerosas y variadas aplicaciones que van desde darles sentido a actuaciones que antes valorábamos como irracionales hasta entender fenómenos de política electoral y opinión pública. Todo esto pasando por técnicas y herramientas que se pueden utilizar para fortalecer nuestra inteligencia emocional y aumentar la resiliencia que tenemos para enfrentar el estrés de la vida diaria. De forma consistente con desarrollos previos de otras disciplinas, la ciencia en mención arguye que la prosperidad, la comodidad y la plenitud son objetivos siempre alcanzables si los buscamos de la manera correcta. La receta para ser felices, un sueño otrora irrealizable, se compone de ejercicios y rutinas concretas para desarrollar habilidades como el asombro, la compasión, la empatía, el perdón, la gratitud y la bondad.

Por ejemplo, según información disponible en el Greater Good Science Center de Berkeley (ggia.berkeley.edu), una manera científicamente demostrada de generar sentimientos de optimismo es por medio de una breve meditación mientras se recorren distancias cortas. Este ejercicio incluye el propósito de liberarse de todo pensamiento mientras se toma conciencia de las pequeñas cosas que hacemos automáticamente, como el movimiento y balance de los pies y las caderas al caminar. Hacer esto 10 minutos al día conlleva beneficios que pueden cuantificarse por medio de técnicas de la psiquiatría y la neurociencia.

Una reflexión igualmente interesante y pertinente para el actual contexto político colombiano, y que resulta de la documentación disponible, tiene que ver con la forma como las ideologías pueden destruir nuestra objetividad al otorgarnos de manera falsa el monopolio de las causas legítimas y en apariencia basadas en principios superiores. Lo que el autor en referencia ha bautizado como “realismo ingenuo” tiene raíces en las propias emociones y se manifiesta atribuyendo a la contraparte política la condición de extremistas que prejuzgan sin racionalidad. ¿Suena conocido?

Bienvenida esta área de trabajo que se fortalece día a día, permitiéndonos entender nuestra naturaleza social y emocional al tiempo que nos ayuda de forma sistemática y estructurada a perseguir uno de los principales propósitos de la existencia humana: la propia felicidad.

EDUARDO BEHRENTZ

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA