Opinión

¿Nuestra pesadilla?

No tenemos la habilidad para evaluar el tipo de empresas internacionales que se requieren.

14 de mayo 2017 , 02:50 a.m.

Algo pasa en Colombia con la inversión extranjera: se considera la maravilla, la muestra de que somos ese país atractivo que soñamos, pero, a la hora de la verdad, alguna de ella –no toda, por fortuna– nos trae dolores de cabeza y pérdida de recursos, en vez del impulso a la modernidad que se esperaba.

Dos ejemplos apoyan esta preocupación: el más grave, por las dimensiones que ha tomado, es, sin duda, Reficar; pero hay otro más, localizado en la región Caribe y que se suma a lo que sucedió en Electricaribe con los españoles. Es el caso de la empresa de servicios públicos Triple A, otro grupo de ese país que en Santa Marta fue expulsado, pero que se encuentra en Barranquilla y otros municipios del Atlántico.

¿Qué es lo que nos pasa con estas empresas extranjeras que nos deslumbran, nos enredan y hasta llegan a estafarnos, según afirman los entes de control?

Hay algo en nosotros frente a los extranjeros de países desarrollados que es necesario empezar a plantearse. Lo primero que se debe aceptar es que los inversionistas extranjeros no son ángeles, detrás hay grandes negocios, algunos muy transparentes y otros no, y debemos desarrollar nuestras capacidades para diferenciar ex ante, los unos de los otros. Parecería que la época de la Colonia nos dejó una herencia de sumisión que ya sería hora de deshacernos de ella.

Siempre ha sorprendido la facilidad con que les entregamos a extranjeros la nacionalidad colombiana y esto ha sido especialmente cierto con ciudadanos españoles, muchos muy meritorios, ¿pero era necesario ser tan generosos? ¿Entregar ciudadanía colombiana por doquier sin beneficio de inventario?

El caso de Reficar es punto aparte. Es muy fácil juzgar ex post, pero de nuevo es necesario reflexionar sobre algunos elementos que solamente la justicia debería definir, pero, mientras tanto, no sobran algunos pensamientos. Sin duda, el país se metió en una obra más allá de sus capacidades reales y esto parece ser el único punto claro hasta ahora. Y se pensó que las empresas internacionales nos ayudarían a compensar nuestra falta de experiencia en hacer la refinería más grande de América Latina, según se afirma.

Por lo menos es evidente, dado lo que se sabe hasta ahora, que tampoco teníamos la experiencia para manejar empresas extranjeras de esa dimensión y aparentemente faltó criterio para escoger a las mejores. Queda un sabor amargo, porque los entes de control están mostrando cifras astronómicas y dejando en entredicho a una cantidad de individuos que se enfrentan a un escándalo mayúsculo. Todo esto en Cartagena.

Además, para completar el cuadro en la región, el segundo caso se refiere a empresas españolas en Electricaribe y en otras sociedades de servicios públicos de las cuales eran inversionistas. Lo que se quiere vender con la Triple A de Barranquilla parece un mal chiste; mientras en España los directivos de la empresa socia Inassa están en la cárcel y han puesto a tambalear a su partido político, en Barranquilla las personas que tuvieron responsabilidad directa en el manejo de esta sociedad colombo-española se declaran inocentes. Es decir, el mismo grupo de directivos en España son unos bandidos y en Barranquilla, unos ángeles.

No son temas menores por los inmensos costos para el país y por lo que significan estos escándalos para muchos de los involucrados en Colombia, inocentes y culpables. La conclusión es que no sabemos manejar obras que sobrepasan nuestra capacidad y que tampoco tenemos la habilidad para evaluar el tipo de empresas internacionales que se requieren.

Como sin inversión extranjera es difícil lograr el salto tecnológico que requerimos y obtener la dimensión de los recursos necesarios para las obras de gran magnitud que necesitamos, es fundamental que no solo se investigue la corrupción nacional y extranjera sino que identifiquemos nuestras fallas internas al tomar decisiones frente a empresas de esta naturaleza.

CECILIA LÓPEZ MONTAÑO
cecilia@cecilialopez.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA