Opinión

Su ‘lucha’

¿Quién iba a pensar que 72 años después del holocausto siguiéramos en las mismas?

14 de mayo 2017 , 02:28 a.m.

El 14 de julio de 1933, ocho años después de que Adolfo Hitler escribiera ‘Mi lucha’, el régimen nazi prohibió que los “indeseables” tuvieran hijos. Su argumentación para limitar a los “inferiores” ser padres provenía de un pensamiento en el que algunos eran vistos como “venenosos” y cuya existencia debilitaba la de los demás. Era un régimen que veía la historia como la lucha entre grupos humanos, unos con mejores condiciones que otros, y cuyo dominio se debía garantizar.

Después de presenciar las atrocidades que ocurrieron en la II Guerra Mundial, la humanidad pensó que la dignidad de las personas era asunto resuelto y aprendido con sangre, literalmente.

Varias constituciones después de la guerra, empezando por la alemana, incluyeron este tema como cláusula inviolable. El mundo entero había acordado que cualquier ser humano tiene derecho a una vida libre de malos tratos, ofensas y humillaciones, y que por el solo hecho de existir tiene el derecho a no ser discriminado.

Parece que los 60 millones de muertos no fueron suficientes. Líderes políticos en distintas partes del mundo aprovechan el temor que algunas personas tienen a lo diferente, y sin escrúpulos promueven el rechazo y la discriminación, aliada número uno de la indignidad humana.

Algunos ejemplos. Jean M. Le Pen (padre de la candidata perdedora en las elecciones en Francia) en 1987 dijo: “Las cámaras de gas eran simplemente un detalle de la segunda guerra”, expresión que le costó la expulsión de su partido, pero la fobia siguió, y hoy hay movimientos antisemitas en muchos lugares de Europa. En Hungría, como consta en el estremecedor documental ‘Keep Quiet’, a la gente le da miedo decir que es judía, y esconde su verdadero credo, tradición y cultura, para evitar ataques. ¿Quién iba a pensar que 72 años después del holocausto siguiéramos en las mismas?

A los políticos les ha resultado tan ‘taquillero’ el cuento de las fobias que lo han ampliado al punto de crear grupos antiinmigrantes, racistas, anti-LGBTI y hasta los antimadres solteras.

Por eso ya son pocos los que se sorprenden al ver las palizas e insultos que sufren poblaciones enteras por culpa de los discursos inescrupulosos que infunden políticos, al señalar que unas personas son mejores que otras, que por esa razón tienen más derechos, que unos son “normales” y otros no, que los más parecidos a ellos tienen que elegirlos como sus líderes para que su miedo sea protegido por “iguales”.

Negar que en la diversidad está la riqueza y pretender imponer una homogeneidad ajena a la naturaleza humana es una equivocación para las democracias que buscan avanzar en la garantía de libertades, de oportunidades, de igualdades. El respeto a la diferencia, a la igualdad dentro de la diferencia, y a la diferencia dentro de la diferencia, deben ser principios rectores de las políticas públicas y no elementos pisoteados por los políticos de turno o que esperan su turno.

El señalamiento por parte de líderes políticos a quienes no son afines a sus ambiciones tiende una lápida invisible a activistas y defensores de derechos humanos, y entierra la esperanza de una democracia que apenas despega. El referendo de Viviane y su esposo, más que un ataque a la población LGBTI y a madres y padres solteros, fue una patente de corso para humillar, ofender y lastimar a las personas que pensamos distinto de ellos.

CECILIA ÁLVAREZ CORREA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA