Opinión

Mocoa somos todos

Colombianos estamos alineados con colombianos, pero algunos dirigentes con su vanidad y soberbia.

09 de abril 2017 , 01:23 a.m.

La noche del viernes 31 de marzo y la madrugada del sábado 1.° de abril del 2017 fuertes lluvias produjeron el desbordamiento de los ríos Mocoa, Mulato y Sancoyaco. Toneladas de piedras y lodo se precipitaron sobre barrios de Mocoa. La violencia de la lluvia de dos horas que allí cayó fue equivalente a la de un mes lluvioso en Bogotá. Se produjeron deslizamientos de la montaña incluso en bosques nativos y no deforestados. Esta tragedia cobró la vida de más de trescientos colombianos.

Al enterarse, el país entero respiró tristeza y luto. Las familias, los grupos de amigos, las organizaciones sociales, los empresarios buscaban la mejor manera de ayudar. Vimos desde temprano a nuestras Fuerzas Militares atendiendo la emergencia, socorriendo a las víctimas, incluso dando sus vidas para salvar las de sus compatriotas.

El Gobierno Nacional actuó con celeridad. El presidente Santos, quien se crece en las crisis, se apersonó desde el primer momento del manejo de la situación, se desplazó a Mocoa, durmió allá, tomó las decisiones estratégicas para garantizar la distribución de más de un millón de litros de agua con carrotanques, estableció una campaña de vacunación gratuita, campañas de identificación con notarías móviles, subsidio de arriendo, vivienda nueva para quienes la perdieron, construcción de un nuevo acueducto y un nuevo hospital, reconstrucción de dos puentes afectados y restablecimiento del servicio de luz en pocos días. El Gobierno, incluso, abrió una cuenta bancaria para canalizar la solidaridad de los colombianos.

Las organizaciones no gubernamentales y el sector privado no se quedaron atrás. Algunos ejemplos: Solidaridad por Colombia, Unicef, Claro, Tigo, Une, el Grupo de Energía de Bogotá, Telefónica, la Empresa de Acueducto de Bogotá, Avianca, Ecopetrol, Bancolombia, Éxito, Postobón, La Alquería, aplicaciones como Domicilios.com, Uber, Rappi y cientos de empresas en todo el país se organizaron para aportar de la mejor manera en el drama de nuestros compatriotas en Mocoa.

Voy a mencionar algunos casos, como habrá miles en todo el país, de solidaridad: Jaime canceló su viaje de Semana Santa para donar los recursos del paseo, a atender la emergencia; Fanny se organizó para donar cerca de cinco mil platos y cubiertos; Liliana convocó una donación de ropa interior para las mujeres de Mocoa; Gilbert organizó una proyección de películas, con colombinas y jugos, para que los niños de la zona tengan algo de esparcimiento en estos difíciles momentos. Miles de ejemplos como estos nos muestran la grandeza del corazón colombiano.

La capacidad de movilización y solidaridad de los colombianos continúa, su disposición para sentir como propio el dolor ajeno está intacta. Es a ese buen corazón al que debemos apelar para hacer las transformaciones importantes que a todos nos corresponden.

Duele que, de manera simultánea, observemos la mezquindad de algunos políticos. Ante el dolor, la muerte y la necesidad de ayuda, voltean la mirada a la tragedia para seguir profundizando su odio, hacer daño y destruir con su egoísmo y ambición de poder. Su indolencia e insensibilidad frente al drama humano nos dejan otra lección gigante: los colombianos estamos alineados con los colombianos, pero algunos dirigentes solo con su vanidad y soberbia. Ojo con eso, porque finalmente quienes elegimos somos nosotros.

CECILIA ÁLVAREZ CORREA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA