Opinión

Perder es...

A pesar de desviaciones e intereses cruzados, así sea un espejismo, la Selección nos unió a todos.

11 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Todos sabemos eso. El campeonato mundial de fútbol es como el carnaval. Arrastra a toda la sociedad, sin distingos de clase, ni de zona geográfica, ni de raza, ni de religión ni de género. Nadie es ajeno. Se está en pro o se está en contra. El fútbol desata pasiones.

Pasiones e intereses. Asusta ver a Duque, un presidente electo, también demagogo, haciendo equilibrios con un balón en la cabeza en el campo del Real Madrid, bajo la mirada inversionista de Florentino Pérez, quien ha tenido y tiene intereses de constructor en nuestro país. Ya utilizó a James, pero ¿también a nuestro neopresidente?

Pero, si de intereses se trata, ¿qué decir de todos los que tuvieron pocos pesos o más para publicitar sus negocios, empresas y productos ligados a la Selección? La publicidad, la más nefasta manipuladora de las mentes, se apoya en los eventos que mueven a un país para ayudar a exprimir a los consumidores, esas ovejas a las que guían al desfiladero. Casi ninguna de esas empresas ha patrocinado a esos futbolistas. Pero parece que fueran sus dueños. Se han desbocado para dar gracias a los futbolistas, como si los tuvieran de empleados. Ya es bastante vergonzoso que una cerveza financie el deporte. Las manipulaciones han permitido la publicidad de este alcohol “de baja graduación”, con el hipócrita micromensaje que advierte que beberlo en demasía es malo para la salud.

También desata la exacerbación. Para ello están varios locutores y comentaristas deportivos. Sus gritos de goooool son voces de guerra. Cualquier otro equipo o país en este caso es el enemigo, no es el competidor en lo que debería ser una inocente justa deportiva. Pero, no solo actúan para agitar los ánimos, pues sus comentarios no siempre son equilibrados, pues muchas veces tienen como fondo intereses de todo tipo. Varios desequilibrios hemos visto, como los ataques a Pékerman o a uno que otro jugador que no está bajo sus oscuras razones. Una vez que hemos sido eliminados, resurgió la dudosa y esquiva solidaridad latinoamericana, pero sin mucha suerte en la Copa.

El fútbol cubre con un manto alienador toda la realidad. Es evidente que las conciencias de política, economía, paz y bienestar quedaron opacadas.

El abusivo uso de Dios. Parece que Él jugara solo para Colombia. Todos nuestros sacrificados jugadores tienen que ponerlo de su lado. “Me apoyan mis compañeros y Dios”. “Gracias a Dios metí el gol”. “Solo Dios guía mi camino”. Dios jugó con nosotros, incluso contra Polonia, a pesar de haber tenido como su representante en la Tierra a un papa polaco. Ver el sermón del sacerdote que menciona a los polacos. Circula un video del sermón de un sacerdote que le pide al Altísimo que apoye a Colombia y que sus goles sean atajados por nuestro portero. Tiene gracia.

El fútbol cubre con un manto alienador toda la realidad. Es evidente que las conciencias de política, economía, paz y bienestar quedaron opacadas. Lo han señalado múltiples comentaristas. Es terrible que no se enfrente el doloroso asesinato masivo de líderes comunitarios de manera sistemática y dirigida por poderosos intereses. Como en las peores épocas del exterminio de la UP.

Afortunadamente, ya pasó, por sustracción de materia, nuestro interés por la Copa Mundo. Sin embargo, a pesar de todas las desviaciones e intereses cruzados, así sea un espejismo, una falsa ilusión, un sueño, la Selección nos unió a todos. La seguimos con entusiasmo, vibramos con ella y con ella sufrimos. Creo que eso ocurre en casi todos los países del mundo. El deporte es en nuestros días más circo que en la era romana. Nos da el sentimiento ilusorio que compensa nuestros males materiales. Fugaz pero necesario.

Es verdad, perdimos, pero nunca había sido más cierto el principio de Maturana, del cual se burló y se burla el país: “Perder es ganar un poco”. Tenía razón.

CARLOS CASTILLO CARDONA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA