Opinión

Todo a su momento

Tratemos de institucionalizar sin meternos en experimentos que son un salto al vacío.

01 de mayo 2017 , 04:40 a.m.

El país atraviesa momentos de incertidumbre que se expresan a través del progresivo pesimismo, que verifican los estudios de percepción pública. Vivimos momentos de cambio. El mundo tiene nuevos protagonistas que hace que haya incertidumbre internacional. Los mercados se ven afectados por la inestabilidad europea, el discurso neoproteccionista, los conflictos en los países petroleros, la reforma tributaria y la vacilante situación en Venezuela, lo cual hace que haya dudas en lo económico.

La entrada de las Farc al escenario público con discursos y propuestas inusitadas agrega otro factor de incertidumbre política que se suma a la de por sí natural en un año electoral y con el cual seguramente se tratará de dirimir la inocultable polarización en la que nos encontramos desde hace años.

A ese escenario incierto se le quieren agregar ahora las dudas de una reforma electoral. Es difícil opinar sobre una reforma que afecta la institucionalidad de la cual hago parte, porque no faltará quien diga que estoy defendiendo el puesto. Sin embargo, a pesar de eso, me voy a atrever a hacerlo porque considero que es importante participar con algunos criterios en esta discusión.

En primer lugar, quisiera decir que el calendario electoral ya empezó y unos ciudadanos tomaron decisiones por una aspiración con base en ese calendario, quedando protegidos por el principio de confianza legítima, donde el Estado debe garantizar seguridad jurídica y reglas estables.

En segundo lugar, parodiando a Churchill, el sistema político vigente es el peor de todos, exceptuando aquellos con los que han tratado de sustituirlo hasta ahora. Las elecciones en una democracia son el origen de todo. En los populismos de los diversos pelambres, lo primero que se intenta cooptar es el poder electoral. Es muy importante no generar nuevos conflictos mediante experimentos bienintencionados en un tema tan delicado como el electoral.

En tercer lugar, no podemos hacer tábula rasa de un sistema electoral que ha demostrado sus virtudes, sin menospreciar sus defectos. En Colombia, así como está el índice de confianza del consumidor (ICC), hay también un índice oculto de confianza política que es el resultado de las certidumbres de los ciudadanos en las instituciones, y cuando ese índice se perturba, se afectan el consumo, la inversión, el bienestar, el optimismo frente al futuro, el emprendimiento y hasta la idea de los jóvenes de seguir viviendo en un lugar u otro.

En cuarto lugar, es importante tener conciencia de la institucionalidad y acabar con esa cultura en donde cada quien tiene un modelo de Estado perfecto debajo del brazo. Aprendamos a reformar sin revolucionar. Hay que discutir las cosas, pero de cara a la ciudadanía e invitando a magistrados, registradores, consejeros, políticos activos e inactivos, académicos y demás sectores para que la reforma electoral no sea el resultado de un fast-consenso, sino de un gran-consenso.

No es el momento de cambiar las reglas de juego, no agreguemos más incertidumbre a la incertidumbre y tratemos de institucionalizar sin meternos en experimentos que son un salto al vacío. Propongo que la gran reforma política y electoral la planteen los candidatos presidenciales y sea el pueblo, a través de las urnas, el que escoja la reforma política y electoral que quiere.

Finalmente, me preocupa la teoría de que tenemos un sistema electoral propenso al fraude para darles la razón a las fuerzas insurgentes en su planteamiento de que somos un sistema corrupto, quitándoles legitimidad a esas instituciones que con tanto esfuerzo defendimos durante 60 años de la violencia de esa misma insurgencia.

CARLOS CAMARGO ASSIS
Magistrado del Consejo Nacional Electoral

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA