Opinión

Economía: diálogo de sordos

Es importante establecer nuevos puentes con quienes tendrán responsabilidades políticas en el futuro

27 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

Así el presidente Santos considere que la preocupación por el bajo crecimiento de la economía de Colombia es cosa de unos columnistas de opinión, hay razones para insistir en la gravedad del asunto y en que el Gobierno haría bien en ponerles bolas a esas inquietudes.

Hace ocho días me encontré por la calle con un buen amigo y economista muy versado. Bajo una llovizna pertinaz, nos pusimos a conversar sobre las perspectivas de la economía colombiana. Comenté que, de acuerdo con los datos que había divulgado el Dane el día anterior, si nos iba bien, el PIB este año apenas se expandiría el 1,8 por ciento. Mi interlocutor respondió que intuía tres años –incluyendo el presente– de un crecimiento muy lento de la actividad productiva. Convinimos en la necesidad de la seguridad jurídica para los inversionistas, de generar una visión compartida de largo plazo y de promover nuevas ideas para diversificar la estructura de la economía. Y nos despedimos.

Ahí no se puede quedar la cosa. Tres años de un ritmo de crecimiento económico parecido al de la población sería un desastre para un país como Colombia. Aumentarían el desempleo, la pobreza, el descontento y la protesta sociales, en medio de la implementación de los acuerdos de paz y de la reinserción a la vida civil de los hombres y mujeres que combatieron en la guerrilla.

Por las solas razones estadísticas (el PIB es el denominador en los indicadores macroeconómicos), habría necesidad de emprender un ajuste más fuerte en la economía. Se deteriorarían los indicadores de endeudamiento del país, se perdería en grado de inversión y, probablemente, se cerraría el flujo de capitales para financiar al Gobierno o al sector privado. Volveríamos a las situaciones de estrechez de los años sesenta del siglo pasado.

No se trata de ser pesimista, sino de evitar la ocurrencia de un escenario futuro que, si bien extremista, no puede descartarse. La economía se encuentra con los motores a media marcha, y no se vislumbra en el horizonte cómo dinamizarla o reemplazar esos motores por otros. El Banco de la República está haciendo su tarea, pero, como bien se ha dicho, la sola baja de las tasas de interés no es suficiente.

Hacer lo que toca hacer requiere la voluntad de todos los sectores y, muy especialmente, de liderazgo político. No se puede continuar en la tónica de que cualquier propuesta de reforma para facilitar el crecimiento de la economía se estrella con la respuesta de que no existe ‘ambiente’ político ni en el Congreso ni en el sector privado. Puede que el costo político inmediato de cambiar las cosas sea alto. El de no hacerlo, sin embargo, va a ser mucho más elevado en unos pocos años.

Será lo que suceda si no se aprueba una reforma del sistema de pensiones, si no se rebajan los impuestos a las empresas de una manera más drástica que la planteada en la reforma tributaria de fines del año pasado, si no se bajan los aranceles para hacer competitiva la producción nacional y estimular las exportaciones. Y si, sobre todo, el Ejecutivo, el Congreso y las cortes continúan empeñados en actuar arbitrariamente, desconocer el ordenamiento jurídico del país y echar por la borda las instituciones y la seguridad jurídica.

La calidad del debate económico en el país ha bajado. Faltan propuestas bien sustentadas sobre la manera de enrumbar la economía. Tal vez porque estamos en un diálogo de sordos en el cual todos hablamos y nadie escucha.

Es importante, entonces, establecer nuevos puentes con quienes tienen y pueden tener en el futuro responsabilidades políticas. Se necesita un cambio de actitud frente a los requerimientos del desarrollo económico y social, sin populismos ni palabrería barata.

CARLOS CABALLERO ARGÁEZ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA