Opinión

Efectos de la deserción

Es urgente revisar el sistema de aseguramiento de la calidad de la educación nacional.

06 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

La calidad de la educación es uno de los principales problemas que afectan el desarrollo de los países. La deserción que afecta sustancialmente la calidad de la educación superior es muy alta en Colombia y tiene dos efectos negativos: la frustración de las personas que abandonan los estudios, para emplearse en labores poco productivas, y el desperdicio de recursos de las instituciones al perder estudiantes.

Los esfuerzos por aumentar la cobertura en todos los niveles, pre-escolar, básica, media y superior, han logrado buenos resultados, especialmente en los niveles de primaria y básica. Aún resta una tarea muy importante por realizar en la deserción. Expresaré algunas ideas sobre la deserción en la educación superior que comprende la universitaria, la técnica y la tecnológica; algunas podrían ser aplicables a los otros niveles.

El proceso formativo se asimila a una escalera donde los niveles corresponden a peldaños articulados. Las deficiencias en la educación preescolar, cuando el niño desarrolla sus competencias básicas, se reflejan necesariamente en su desempeño en los siguientes niveles. Las instituciones de educación, particularmente las de educación superior, que corresponden al nivel más alto, deben subsanar las falencias de todos los niveles.

Solamente uno de cada dos estudiantes que termina la educación media ingresa a la educación superior, con una deserción importante. Las deserciones en la educación universitaria y en la técnica y la tecnológica son del 50 % y del 67 %, respectivamente; uno de cada dos estudiantes que ingresa a carreras universitarias deserta y dos de cada tres que ingresan a carreras técnicas y tecnológicas lo hacen. Una pérdida de talento considerable en un sistema de educación superior altamente ineficiente. Además, muchas personas incurren en obligaciones financieras para buscar un mejor futuro, y la deserción hace muy difícilmente cumplir con los compromisos.

Solamente uno de cada dos estudiantes que termina la educación media ingresa a la educación superior, con una deserción importante

La reducción de la deserción, que generaría importantes beneficios al potenciar el talento, requiere acciones efectivas. Es fundamental que las instituciones de educación superior y el Gobierno consideren muy relevante esta reducción y adopten las medidas correctivas.

Señalaré algunas de ellas: la concientización de los estudiantes y de sus padres de la importancia de culminar un programa de educación superior; la prestación de una asesoría efectiva, principalmente en los dos últimos años de educación media, en la selección de la disciplina de estudio; la optimización de los esquemas de ingreso de estudiantes, teniendo en cuenta sus habilidades y sus deficiencias; el diseño de cursos de nivelación cuando se requieran, particularmente en matemáticas y lectoescritura, y la prestación de consejería personal y académica, para lograr el ajuste del estudiante al nuevo entorno.

Como las dificultades económicas afectan el rendimiento académico, se requieren recursos adicionales, pues, además de los costos de las matrículas, es necesario proporcionar fondos para el cubrimiento básico de los costos de vida de los estudiantes.

Sería fundamental que el otorgamiento del registro calificado de los programas y las acreditaciones, institucional y de programas, le dieran mayor relevancia al nivel de abondono. Es llamativo que instituciones que tienen deserción superior al promedio nacional tengan acreditación institucional mayor a ocho años, cuando este es un factor fundamental de la calidad. Adicionalmente, en los casos de altos niveles de deserción, las universidades deberían asumir parte de los costos de las matrículas pagadas por los estudiantes que se retiran.

El esfuerzo que se requiere es mayor. Es urgente revisar el sistema de aseguramiento de la calidad de la educación nacional y resaltar que la escalera de la educación es un proceso integrado. Se debe fortalecer la alianza Gobierno-sector educativo-sector productivo. Solamente así podrá Colombia dar el gran salto para lograr mayor equidad e incorporarse efectivamente al mundo desarrollado, particularmente relevante en el desenvolvimiento del proceso de paz.

CARLOS ANGULO GALVIS

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA