Opinión

Democracia salvaje

Esta democracia se parece cada vez más a una anarquía con disfraz electoral.

04 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

El capitalismo salvaje es perverso porque, al no tener regulaciones, el mercado termina premiando a los más agresivos y esto genera enormes problemas de inequidad; hoy en el país, en el afán de buscar una mejor participación y representatividad política y de las minorías, estamos llegando a una democracia salvaje.

El mercado y la democracia premian a las mayorías, por medio de productos de precios más bajos, logrando grandes volúmenes de ventas y con votaciones donde se gana con la mitad más uno; porque se parte de la premisa de que la voluntad y las preferencias de las mayorías deben ser respetadas.

En Colombia construimos normas e instituciones para defender a las minorías, porque deben ser favorecidas por sus condiciones; lo que nos ha llevado a caer en problemas: hoy, nuestra democracia está cooptada por ellas, a tal punto que, con una consulta popular, se puede bloquear la explotación minera en un territorio, arriesgando el beneficio de las mayorías, por la decisión de un grupo de ciudadanos.

En la campaña presidencial, cerca de 30 candidatos independientes se presentarán en nombre de “un grupo representativo de ciudadanos”, al lograr el requisito de 450.000 firmas para inscribirse; esto hace evidente que no se represente a nadie, sino que se apela a la popularidad de una persona para llenar unos listados que no tienen ningún tipo de responsabilidad ni deberes hacia los firmantes, que, al poner su nombre, avalan que una persona sea candidato presidencial.

A esto hemos llegado, a tener una democracia tan salvaje que 6.000 personas pueden afectar el progreso económico de la Nación con una votación

Todo esto tiene, por lo menos, tres grandes problemas. El primero es que cuando los candidatos entreguen a la Registraduría Nacional más de 14 millones de firmas para validar, la capacidad del ente se verá desbordada y veremos cómo, por medio de medidas legales y de “exigencia del derecho de elegir y ser elegido”, la mayoría serán aceptados como candidatos, sin ninguna garantía para los electores que soporte la seriedad de la propuesta. Obviamente, esto es consecuencia de la anemia política en que vivimos y la destrucción de los partidos políticos por sus prácticas corruptas e irresponsables.

El segundo se refiere a un problema de mercado. Si llegan 10 candidatos a la primera vuelta con una intención de voto entre el 5 % y el 15 %, es muy posible que a la segunda vuelta pasen dos candidatos que, en el mejor de los casos, van a sumar el 40 % de la votación, sacando al 60 % de los votos de la primera vuelta presidencial de la decisión final, lo cual no es democrático de ninguna manera. Algunos dicen que ese efecto se corrige en la segunda vuelta, pero eso no es cierto, porque ese 60 % de los votantes excluidos deberá votar por alguien que no escogieron en primer lugar y les toca quedarse con la segunda opción, en el mejor de los casos.

Finalmente, el candidato que sea elegido muy probablemente no tendrá el apoyo de un partido político para gobernar, ni para respaldar ni garantizar sus acciones ante la población, haciendo casi imposibles la gobernabilidad y el ejercicio de control de los ciudadanos sobre las propuestas de campaña, más aún si estas no existen, porque la gente votará por la popularidad y el reconocimiento de una persona, y no por sus propuestas.

A esto hemos llegado, a tener una democracia tan salvaje que 6.000 personas pueden afectar el progreso económico de la Nación con una votación, y un candidato que logró recoger 450.000 firmas puede ser presidente del país con un 15 % de la intención de voto, y que gobernaría sin ninguna institución que lo respalde y garantice sus acciones ante la ciudadanía. Esta democracia se parece cada vez más a una anarquía con disfraz electoral, donde el bien particular prima sobre el colectivo. Es una democracia salvaje.

CAMILO HERRERA MORA

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA