Opinión

La Unión Europea respira y Francia se evalúa

Lo resultados le cerraron la puerta a un discurso populista de derecha, representado por Le Pen.

09 de mayo 2017 , 12:12 a.m.

El pueblo galo le dio el domingo la victoria a Emmanuel Macron y lo convirtió en el nuevo presidente de la República francesa. Los resultados –pese a la abstención pronosticada de 7 puntos menos por el segundo feriado del mes en curso– le cerraron la puerta a un discurso populista de derecha, representado por Marine Le Pen.

Fue un voto de castigo para la señora Le Pen por la visible falta de argumentos en el último debate televisivo. La ahora excandidata centró su discurso en el miedo que ella misma infunde sobre el terrorismo, la propuesta de un referendo para salir de la Unión Europea y suprimir el euro como moneda nacional. Propuestas que, según los analistas franceses, fueron su propia guillotina; incluso, en muchos pasajes del debate tuvo actuaciones salidas de contexto de forma casi ridícula e infantil, que el reconocido ‘noticiero’ de humor político ‘Quotidien’ no dejó pasar por alto en el transcurso de la semana, con sus notas de humor negro y sarcásticas entrevistas que son las preferidas por el televidente francés. Sin embargo, esto le costó al ‘noticiero’ la prohibición de asistir a la velada de clausura del Frente Nacional.

Por su parte, el candidato socioliberal, Emmanuel Macron, a lo largo de la recta final, fue más convincente o pareció serlo ante las famélicas propuestas de Le Pen. Para Macron, el hecho de haber debatido con el Frente Nacional fue “ensuciarse un poco”, pero no puede ignorar que esa misma “suciedad” le puede llegar a pasar factura en su naciente presidencia, ya que la ultraderecha logró seducir a diversos públicos que siempre fueron del centro o de la izquierda, mas se han sentido abandonados o traicionados por los movimientos a los cuales él ha estado vinculado.

No obstante, Macron promete que su proyecto económico es mucho más contundente y viable porque puede transformar desde el centro las inconformidades de la izquierda y la derecha, y ser más eficaz en términos de reformas; es decir, “un proyecto con mayor movilidad social” y con una reforma laboral que se comprometió a llevar a cabo en este mismo verano.

El nuevo presidente francés ha declarado también que “es un desafío para todas las democracias abiertas” que “tienen falencias ante los extremismos y el populismo”; o sea, para el nuevo mandatario, el Frente Nacional se alimentó a lo largo de la campaña presidencial con mentiras para resquebrajar la seguridad y libertad de una democracia, cercenarla entre las clases medias, y por eso, el país debe conservarse unido ante estos discursos que confunden.

Francia acaba de elegir un nuevo presidente y le ha dado tranquilidad a la Unión Europea y a gran parte del mundo, que no quería ver un fenómeno Trump en el Viejo Continente; no obstante, Francia, como uno de los pilares de la UE, debe evaluarse profundamente y cuestionarse, ya que el país de la igualdad, la fraternidad y la libertad estuvo –en un momento dado– muy cerca de ser dirigido por una especie de dinastía política que ha sido capaz de afirmar sin sonrojarse que el Holocausto jamás existió.

ANDRÉS CANDELA@Andrescandla

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA