Opinión

‘Bohemian Rhapsody’ en Trilogía Medellín

Es la única banda que, con la Orquesta Filarmónica de Medellín, ha presentado ‘Queen Sinfónico’.

30 de septiembre 2017 , 12:41 a.m.

Es imposible saber cuántas obras, musicales y versiones se han hecho con cada una de las canciones de Queen, y sobre todo con la más representativa de todas sus melodías: ‘Bohemian Rhapsody’, cuya letra y significación han dado para un sinnúmero de interpretaciones a lo largo de la historia del rock.

Sin duda, la mejor explicación de ‘Bohemian Rhapsody’ fue la propia negación de su legendario intérprete para ilustrar su obra, pero en un momento dado dio a entender
–entre los suyos– que la canción era una mezcla de líneas literarias, pensamientos, frustraciones y deseos personales; es decir, una catarsis musical con muchos matices operáticos y álgidos entornos, que debían saber interpretarse, organizarse y ponerse en el lugar adecuado si lo conocían a él.

Tiempo después, para el álbum ‘News of the World’, una ambigüedad menos compleja también fue utilizada en ‘We are the Champions’, en la cual ellos se jactaron de ser los reyes del planeta rock, los campeones entre los mejores, con algo de ironía y total agradecimiento al mundo; luego, en otro ámbito completamente antagónico, lo que todos sabemos, la canción fue declarada un himno deportivo.

En esa infinidad de adaptaciones que hoy en día encontramos en lo que yo denomino ‘mi placentero opio del rock’ (YouTube), también hay, lamentablemente, espacio para un sinfín de sacrilegios de la obra de Queen –y de otros–, los cuales prefiero pasar por alto escuchando, por ejemplo, el concierto completo de ‘Una noche en el Odeon’ de 1975.

Allí, en partituras como ‘White Queen (As it Began)’, uno puede apreciar –por decirlo de alguna forma– el homenaje acústico que Brian May le hace a la literatura anglosajona con un trasfondo muy celta, para desembocar en una declaración de amor personal a una bióloga a la que el virtuoso guitarrista nunca le habló, pero que la costumbre y el caprichoso destino terminaron por convertirlo años después en una simple amistad entre los dos.

En noviembre de 1991, cuando Freddie Mercury murió, ‘Bohemian Rhapsody’ regresó al número uno de las listas, y creo que en ese mismo instante también hubo muchos que creyeron poder imitarlo, igualarlo, y los más pretenciosos soñaron con poder suplantarlo. Otros, por el contrario, reconocieron su condición humana simplemente para homenajear la obra de una de las mejores voces del rock sin caer en el ridículo de –repito– querer equipararse con ella.

Hace poco tiempo me encontraba en el bar Trilogía de Medellín, y entre broma y charla le pedí a Felipe Martínez que me sorprendiera con ‘Las palabras de amor’ o con ‘Teo Teorriatte’, ambas de Queen. “Te voy a sorprender con lo que ya tenemos preparado”, me dijo cuando iba camino al escenario. La identifiqué de inmediato cuando comenzó el juego de voces, era ‘Bohemian Rhapsody’, y yo solo atiné a pensar en la inmensa cantidad de cantantes que han visto ridiculizadas su voces ante el vozarrón que era Mercury; sin embargo, a medida que avanzaba la canción percibí que la intención era un sentido homenaje muy elaborado y en ningún momento intentó ser una burda copia para un tétrico concurso de canto televisado con un jurado de pacotilla, como uno de los tantos que hoy en día pululan en todos los países.

La canción llegó a su momento cumbre, el más famoso, el mismo fragmento que ayudó para que la película ‘Wayne’s World’ tuviera su escena de culto más recordada: su ópera rock en el auto. En aquella parte de la canción, en Trilogía, logré identificar cuatro voces en el escenario, con sus respectivas entradas y salidas, las cuales terminaron la sección operística impecablemente para inducir al público en la parte final de absoluto rock en vivo.

Quedé gratamente sorprendido, y no era para más. No era tampoco una improvisación de músicos de bar, pues la banda de Trilogía es el único grupo que, junto con la Orquesta Filarmónica de Medellín, ha presentado en vivo ‘Queen Sinfónico’.

P. S.: si hay una versión encantadora de ‘Bohemian Rhapsody’, es precisamente la de los Muppets, interpretada por Animal y tocando la batería.

ANDRÉS CANDELA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA