Opinión

Los bárbaros

¿Quiénes, en realidad, son los verdaderos bárbaros? Es fácil desenmascararlos.

03 de julio 2017 , 01:15 a.m.

La versatilidad de Coetzee es inobjetable. Y entendemos por tal la cantidad de recursos y temáticas que utiliza para escribir en vivo sus creaciones. El drama in crescendo en Desgracia, el homenaje a Dostoievski en El maestro de Petersburgo, o el manejo de varias estructuras en Diario de un mal año. En Esperando a los bárbaros usa el monólogo, al igual que En medio de ninguna parte, donde una voz femenina, poética y delirante, nos sitúa en alguna estepa de Sudáfrica.

En Esperando a los bárbaros escuchamos la voz de un magistrado de fronteras que ve cómo la paranoia del Imperio comienza a nublar el paisaje de torturas y asesinatos, de pescadores y campesinos, porque su comportamiento está lejos de la civilización “occidental”, gente salvaje, inocente, sin codicia: sospechosa. Distinta al hombre blanco y colonizador. La orden es la búsqueda de la verdad, pero ¿cuál es la verdad? Según el coronel Joll del Ejército, siempre se parte de una mentira y entonces hay que presionar para hallar la verdad. “El dolor es la verdad, todo lo demás está sujeto a duda”. Que recuerda el mentado discurso: “El que no piense igual a nosotros es nuestro enemigo”.

Lo que antes formaba parte de un mundo natural, donde sobrevivían lo autóctono y lo nuevo, comienza a ser habitado por el caos, la desconfianza, el odio. El racismo, la intolerancia manchan la historia de Sudáfrica, que Coetzee no señala con límites geográficos ni nombres de lugar: son paisajes que el viento ha cercenado, y solo quedan las voces para dar testimonio de lo que algún día ocurrió. Y el sentido humano, amoroso, se despierta en el magistrado, que encuentra a una joven torturada, con los tobillos hechos trizas, con el silencio desgarrando sus entrañas, y la cuida, la limpia, le lava las heridas, no las cicatrices, pues estas son del alma, imborrables. La devuelve a su hábitat y es encarcelado.

Sus argumentaciones se pierden en el desierto: los bárbaros quieren que se acabe la expansión de poblados en su territorio, que les devuelvan sus tierras, la libertad de ir de un pasto a otro, como hacían antes, pero los verdugos solo reciben órdenes, matan con la jurisdicción en la mano. Este relato moral nos recuerda muchos episodios de la humanidad, que se actualizan a nombre del poder y la verdad y dejan un interrogante: ¿quiénes, en realidad, son los verdaderos bárbaros? Es fácil desenmascararlos.

ALFONSO CARVAJAL

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA