Opinión

De la viruela y otras imaginaciones

En 'Voto de tinieblas' se hilvana la ciencia, el erotismo, la violencia y la emotividad religiosa.

23 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Rodrigo Parra Sandoval (1938) ha buscado la experimentación en su creación literaria; siempre que nos acercamos a su narrativa encontramos a un escritor contemporáneo, obsesionado por las formas y estructuras, que es el camino más luminoso de la novela en el siglo XXI. No niega la tradición como herencia; la transforma, reinventa el género.

Y, como señala el profesor y escritor Fabio Jurado Valencia, Parra Sandoval tiene como sustento primigenio el lenguaje, un lenguaje poético que les imprime una atmósfera lírica a las historias, es decir que transmite sentimientos: “Después de tanto tiempo de oscuridad en que no importaba si tenía los ojos abiertos o cerrados, me siento libre y me acuesto boca arriba en el suelo, me desnudo, quiero decir completamente desnuda; miro pasar los cirros por la claraboya, las nubes pulposas como lana de oveja”.

Transitan Humboldt, el sabio Mutis, las recetas de Hildegard von Bingen, monja del Medievo, y el médico catalán José Salvany y Lleopart, que realizó más de 200.000 vacunas contra la viruela

En su más reciente novela, 'Voto de tinieblas', uno de los trasfondos es la Expedición Filantrópica de la Vacuna contra la viruela en América, una cruzada de 22 niños gallegos huérfanos que se inocularon la vacuna para regarla por el nuevo mundo.

Alrededor de este hecho histórico, crea unos personajes de ficción: una monja, mezcla de divinidad y paganismo, que desde su celda imagina y escribe la historia, y, paralelamente, una antropóloga forense que le sirve de enlace o corriente alterna para poblar la novela de matices y de distintos tiempos que marcan la memoria de un continente. “Desplazamientos”, los llama la crítica y poeta Luz Mary Giraldo. Novela histórica, sí, pero también donde la imaginación engrosa los hilos dramáticos. El creador se sirve de un hecho verídico para enriquecer el horizonte del quehacer narrativo.

Una fragmentación que hilvana la ciencia, el erotismo, la violencia, la emotividad religiosa, en una polifonía de voces y personajes, donde transitan Humboldt, el sabio Mutis, las recetas curativas y naturales de Hildegard von Bingen, monja del Medievo, y el médico catalán José Salvany y Lleopart, que realizó más de 200.000 vacunas contra la viruela y a los 34 años fue enterrado en la iglesia de Cochabamba. La monja funge como centro del universo novelesco, y sus visiones delirantes son la reflexión sobre un continente pródigo en azares, pero también circunscrito por una violencia y un pensamiento que desbordan toda racionalidad.

ALFONSO CARVAJAL

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA