Opinión

María Corina tiene razón

En medio de esta subrepticia traición al pueblo venezolano, sobresale la figura de María Corina Machado como una líder que siempre ha mantenido una postura infranqueable.

10 de febrero 2017 , 06:12 p.m.

Mientras la gran mayoría de la élite opositora se arrastra ante las pantuflas de la dictadura, ella se mantiene inconmovible con su posición digna. Algunos creen que pueden seguir haciendo negocios en desmedro de un pueblo venezolano sometido por un régimen despiadado. En cada frase que pronuncian se les nota las costuras del alma vendida al tirano.

Se han disfrazado muchas veces, pero la verdad sale a la luz hasta hacerlos resaltar como mercantilistas del sueño que boicotearon. En medio de esta subrepticia traición al pueblo venezolano, sobresale la figura de María Corina Machado como una líder que siempre ha mantenido una postura infranqueable ante el proceso de marras. Es por ello que ambos lados del conciliábulo de sombras la han perseguido, tratando de reducirla a la mínima expresión. Son acérrimos enemigos de la verdad, y como temen ser descubiertos, enfilan sus baterías contra ella.

Cuando el régimen arremetió buscándola descalificar, varios sectores opositores se dieron la mano con el Gobierno para castrarla políticamente. En el fondo cumplían las órdenes del comandante muerto. Este recibió en su cara el fuerte cuestionamiento moral de una mujer que tuvo el valor que muchos de sus colegas cambiaron por prebendas.

Aquella mañana, cuando desenmascaró al inefable desaparecido, hizo que ella se transformara en un objetivo fundamental para mantenerse en el poder. Ese día descubrieron que nunca podrían comprarla. Sus principios estaban demasiado arraigados para tener éxito cualquier tentación, que no había la posibilidad de verla arrastrándose como una serpiente que se enrolla en el sillón de Miraflores. Con sus palabras, María Corina Machado trazó un línea de honestidad que rendirá frutos muy pronto.

Ahora vivimos en la etapa de las definiciones. Existen sectores opositores que anhelan un canje: hacer las elecciones regionales dejando a Nicolás Maduro hasta el 2019. Es decir, obtener sus pequeños reinados dejando al país en manos del peor tirano. No les importa que la gente hurgue en la basura, les sabe a casabe que los venezolanos sigan sin medicinas. Aplastados por la necesidad y la decadencia, su interés es lograr el poder que garantice su estatus, ni siquiera hablar de liberar a los presos políticos, menos les importa que el país sea una inmensa cárcel en donde todos estamos atrapados por el horror. No se niega la importancia de la escogencia de gobernadores, alcaldes, concejales y legisladores regionales; sin embargo, dejar que Nicolás Maduro continúe en el gobierno es liquidar la decisión de la Asamblea Nacional que aprobó el abandono del cargo. Es capitular de manera asquerosa, una inmoralidad que lo hará hijos del desprecio eterno. Esa actitud dejaría al cuerpo como un circo barato de carpa rota.

Precisamente la estrategia que maneja este proceso para desacreditarla. Son esas contradicciones las que descubren el caballo de Troya que cabalga en nuestras entrañas, sigilosamente se mueven para dinamitar el verdadero cambio democrático. Su leitmotiv es dialogar con la dictadura, seguirle regalando años a Nicolás Maduro mientras la patria es un cadáver que olvidaron en el fondo del abismo.


Alexander Cambero

alexandercambero@hotmail.com
Twitter: @alecambero

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA