Opinión

El verdadero beneficiario

La indignación ‘plantada’ en las redes para manipular resultados electorales es un peligro real.

09 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Representantes de Facebook revelaron esta semana en el Congreso norteamericano que una compañía rusa compró publicidad por cien mil dólares durante la última campaña presidencial, no para hacerle propaganda a un candidato en particular, sino para diseminar mensajes que polarizaran a los votantes. 

Es decir que en lugar de resaltar los defectos o cualidades de los candidatos, gran parte de ese presupuesto publicitario se gastó en armar polémicas y en crear un clima de fin del mundo entre los sectores más conservadores de la población sobre temas espinosos, como los derechos de los LGBT, la inmigración y las restricciones al uso de armas de fuego. Cien mil dólares no suena a mucho dinero en el contexto de campañas políticas multimillonarias, pero es una suma que bien invertida en redes sociales llega lejos.

La madeja del dinero ruso en la campaña del año pasado apenas se está empezando a desenredar, pero la revelación arroja pistas sobre el impacto de la manipulación de las redes sociales en los procesos electorales. Es un fenómeno fascinante de observar, si no fuera porque está erosionando la democracia a velocidad supersónica.

A grupos demográficos claves en lugares precisos los alimentaron de indignación a través de las redes sociales, y muchos norteamericanos salieron a votar ‘emberracados’

La estrategia política de agravar el diagnóstico y de propagar el miedo y la indignación para producir resultados electorales tiene paralelos con lo que mi hermana, que es directora de televisión, describe como tensión dramática; es decir, la relación entre el protagonista y el antagonista. Para que el personaje del protagonista funcione y sea adorado por el público, el antagonista tiene que ser fuerte, poderoso, aparentemente invencible. A veces el antagonista no es una persona, sino una serie de circunstancias y obstáculos tan descomunales que parecen genuinamente imposibles de superar. Si el desafío no es lo suficientemente grande, el protagonista parece débil y acaban echando al libretista.

En Estados Unidos, la técnica de los anunciantes rusos para aumentar el drama e intensificar el clima de miedo y amenaza entre los votantes elevó al candidato que declaró tener el valor para enfrentarse a esos problemas gigantescos y aparentemente insuperables. Creado el perfecto antagonista, el camino estaba allanado para el protagonista. A grupos demográficos claves en lugares precisos los alimentaron de indignación a través de las redes sociales, y muchos norteamericanos salieron a votar ‘emberracados’, para usar una palabra apropiada.

El tema viene al caso porque estamos entrando en lo fino de la campaña electoral en Colombia, y esa dinámica antagonista-protagonista va a tratar de hacer carrera.  Enervar a la población y convencerla de que hay una crisis estructural, una bancarrota de valores, una... ¿cómo es que decían con insistencia esta semana en la radio colombiana?... una Emergencia Moral, así con mayúsculas, beneficia a los candidatos populistas y a los extremos del espectro político. El candidato moderado y ponderado sabe que las cosas no son blancas o negras. El populista tiene que convencer al electorado de que los problemas son inéditos, enormes e insolubles para poder venderse como la solución.

Con lo cual no quiero decir que en Colombia no haya problemas o que muchos no sean de muy difícil solución. Tampoco quiero decir que el poder que el mundo digital ha puesto a la mano y en la mano de quienes antes no tenían voz no tiene muchos aspectos positivos. Pero la indignación ‘plantada’ en las redes para manipular resultados electorales es un peligro real. En la ausencia de mecanismos en las propias redes que hagan sonar las alarmas, los indignados deben saber que detrás de sus sentimientos que ellos sienten tan genuinos hay alguien que es el verdadero beneficiario.

ADRIANA LA ROTTA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA