Opinión

Los valientes

A mí ese señor me da miedo, por eso trato de no mencionarlo.

28 de abril 2018 , 12:00 a.m.

Admiro la valentía de todos ustedes por montársela a Álvaro Uribe en Twitter. El tipo saca un tuit y le caen en montonera. Unos se burlan, otros lo insultan, los demás le dicen paraco, y así. Entiendo que sea fácil: está tan desatado que se ha vuelto una caricatura de sí mismo y a ratos no se sabe si el tuit viene de la cuenta oficial o de su fake, que es entretenida, pero no tanto como la real. A Uribe podríamos tomarlo en chiste si no fuera porque va en serio en busca de su tercera presidencia.

A mí ese señor me da miedo, por eso trato de no mencionarlo. Y no lo nombro no solo por temor, sino también porque me bloquearía y me quedaría sin diversión, diversión macabra, pero diversión al fin y al cabo. La misma regla aplica para Petro; sin ellos dos, Twitter no sería lo mismo.

Decía que los admiro porque Uribe parece ser tan temido que gente extraditada se abstiene de hablar de él y Popeye lo respeta; en cambio, ustedes, tuiteros promedio apenas, se ceban contra él como si fuera un amigote al que se le puede hacer bromas pesadas sin recibir represalias.

Se pueden dar por bien servidos de que solo los haya bloqueado. Porque aunque no le hayan probado nada, todo lo que lo rodea es escandaloso, sospechoso, no hay en su vida un solo halo de luz que la ilumine. Todo lo que lo rodea termina cuestionado, investigado. El suyo debe ser el único caso del mundo donde alguien intachable está rodeado de tanta turbiedad. En parte lo envidio también: más de 200 investigaciones y sigue limpio. A mí me cogen pasándome un semáforo en amarillo y no me salvo de la multa.

Y creo en la inocencia de Uribe porque quiero creer en la justicia colombiana pese a todo. Me gusta vivir en un sistema donde se presume que todos somos inocentes hasta demostrar lo contrario. Todos, menos los que vivimos de pasar cuentas de cobro. Usted es independiente y le piden cerros de papeles, requisitos que ni siquiera existen porque asumen que usted es un hampón que hace todo tipo de movimientos ilícitos desde la única cuenta de ahorros que posee.

Gente extraditada se abstiene de hablar de él y Popeye lo respeta; en cambio, ustedes, tuiteros promedio apenas, se ceban contra él como si fuera un amigote.

Encima, Uribe es más bien bajito, habla como cura y cada vez parece más un tierno abuelito gracias a sus canas, sus sombreros aguadeños y sus Crocs. Usted no sabe quién es y le dan ganas de abrazarlo, luego ve la foto donde sale tomando limonada con pitillo y se derrite de ternura.

Y lo chistoso es que hay gente que, con todo y sabiendo quién es, lo quiere con amor puro y verdadero; qué extraño mundo. Yo creo que otra cosa que toca hacer es dejar de querer convencer a sus seguidores de que abran los ojos y dejen de creer en él. Más bien aceptar que nada les importa y dejarlos, que vivimos en un Estado donde existe la libertad de pensamiento y en el que mal que bien todos creemos tener la razón. Y no solo eso, sino que estamos en un país donde nos gusta lo gris, el atajo, la viveza; lo ilegal, incluso si eso nos sirve para obtener lo que queremos. Y me aventuro más: Uribe tiene tantos seguidores porque también nos gusta posar de criminales así vivamos de ejercer un oficio legal. Ahí está toda la cultura traqueta insertada en nuestra cultura. Colombia no solo debe ser uno de los países con más delincuentes del mundo, sino el lugar donde más gente honrada siente fascinación por hablar, comportarse y lucir como narcotraficante. Y eso incluye a miembros del Centro Democrático, que esta semana se dedicaron a mandar tuits como si en vez de pertenecer a un partido político hicieran parte de un cartel.

Dicho esto, cierro mi boca y prometo no volver a hablar del tema. De ahora en adelante me dedicaré a lo mío, que es divertirme y ofenderme con los tuits de Uribe, pero en silencio para evitar. La valentía se la dejo a ustedes.

ADOLFO ZABLEH DURÁN

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA