Opinión

La Cuba que Obama soñó

Inevitablemente, al mundo poco le importa la lucha de Guillermo Fariñas y otros disidentes, o contrarios al régimen castrista.

08 de agosto 2016 , 05:00 p.m.

Mientras Estados Unidos debate entre la dualidad opuesta de un imprevisible y arrogante Donald Trump frente a una glaciar y experimentada Hillary Clinton (sin duda mejor gestora que candidata), Obama jugó sus bazas a la reconfiguración exterior norteamericana. Y las jugó con un envite fuerte: Irán y Cuba. Las dos “bestias negras” de las últimas administraciones norteamericanas y donde empantanaron de una forma u otra todos sus antecesores en el despacho oval. Sabido es que en la composición y concepción de contrapoderes existentes en la política norteamericana un presidente está más limitado que cualquier primer ministro europeo y donde el poder entre el Ejecutivo y el Capitolio es de lucha y confrontación gobierne quien gobierne, Obama ha querido marcar el final de su mandato con un giro de 180 grados que no brusco en su política exterior. Lo hizo con Irán, llegando a un principio de deshielo impensable hasta hace bien poco, a una confianza en la disparatada y tensa carrera nuclear iraní pese a las enormes reticencias de Israel, y lo ha hecho frente a Cuba, la gran perla antillana objeto del deseo desde las primeras presidencias de Estados Unidos en el siglo XIX. La fruta que está madura y pronto caerá del árbol, como atestiguaba en 1839 un secretario de Estado.

Obama visitó la isla hace unos meses. No tuvo el éxito de César con su ‘veni , vidi, vinci’, ni tampoco quiso cruzar Rubicón alguno. Más allá de la anécdota, está primero el simbolismo: en ocho décadas, es el primer Presidente norteamericano que visita La Habana; segundo, lo económico: las expectativas e intereses norteamericanos en el plano económico y empresarial son enormes, como lo son en otros países, como Francia, Italia, Alemania, y también España, aunque su protagonismo es más secundario al menos si en lo político y de viajes se refiere, salvo algún presidente autonómico.

¿Cuál es la Cuba que se encontró Obama y cuál la que verdaderamente alguna vez creyó que se encontraría? Es una gran incógnita. Seis meses atrás, Francisco, el Papa de los gestos y la apertura, también visitó La Habana. Ambos midieron mucho su discurso, sus líneas y los trasfondos. También las entrelíneas. Son conscientes de lo que es, de lo que significa y de lo que hace el régimen cubano, como también de la soberanía y que el presente y el futuro de la isla la han de escribir los cubanos, únicamente los cubanos, de un lado y del otro. Las dos almas cubanas que existen por muchos ojos que se empeñan en no querer ver.

Raúl Castro, a preguntas de un periodista en rueda de prensa conjunta con Obama, interpeló aquel “denme los nombres, denme una lista de presos políticos y serán puestos en libertad”. Pronto distintas organizaciones y no pocos periódicos de algunos países redactaron sus listas. Hoy apenas se habla de aquello. No interesa. El silencio es el mejor y el mayor de los cómplices, conspicuo, cobarde y tal vez, eso sí, inteligente.

Guillermo Fariñas es un disidente, uno de los más conocidos. Hace años protagonizó una huelga de hambre de 135 días que estuvo a punto de costarle la vida. Lleva muchas huelgas de hambre en su cuerpo en su lucha por la libertad. Solo los cínicos niegan o ignoran la libertad o prefieren no pronunciar este nombre y permitir otras cosas. Callan, buscan sus intereses. O los de otros. Fariñas ha iniciado otra más de esas huelgas.

Todo avanza muy lento, porque los tiempos no los marca ni Estados Unidos, ni Obama, ni Francisco, ni nadie fuera de la isla. Pero ¿existe libertad y de qué tipo en su caso? Contéstense a esa pregunta. Inevitablemente, al mundo poco le importa la lucha de Fariñas y otros disidentes, o contrarios al régimen castrista. No vende. Y no, nadie sabe qué Cuba soñó Obama, porque ese sueño solo les pertenece a los cubanos, a todos, no los hay ni de primera ni de segunda.


Abel Veiga

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA