Opinión

Aquellas 95 tesis

Lutero, 500 años después es un personaje que convulsionó su época, pero también las siguientes.

01 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

Se cumplen 500 años desde que un sacerdote alemán, Martín Lutero, tras clavar en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg (quién sabe si fue o no él quién lo hizo materialmente) un escrito con 95 tesis sobre el “Cuestionamiento al poder y eficacia de las indulgencias” desencadenaría uno de los movimientos religiosos de reforma y cuestionamiento, replanteamiento y crítica más asombrosos que ha conocido la historia de las religiones. La reforma protestante fue el dardo más mordaz que probablemente en toda su historia recibiría la religión católica. Un verdadero sismo a sus pies sin que ni siquiera el monje agustino fuera consciente en los primeros momentos.

Cinco siglos después la figura de Lutero se ha engrandecido o tal vez nivelado a sus justos parámetros. Es fruto de la época y de una concepción crítica de un momento inmoral y amoral que asoló política y religión.

¿Hubiera podido escribir Max Weber su ética protestante y el espíritu del capitalismo si Lutero no hubiera escrito, casi cuatro siglos antes, aquel panfleto? ¿Cómo sería hoy el capitalismo y la economía de mercado sin aquellas 95 tesis del monje que vivió bajo la protección de los príncipes germanos frente al poder imperial de Carlos? ¿Quién utilizó a quién?, ¿por qué aquellas terribles guerras de religión que al mismo tiempo debilitaban las nociones de poder papal e imperial frente a concepciones modernas de estado?

La reforma protestante fue el dardo más mordaz que probablemente en toda su historia recibiría la religión católica.

Hoy, cinco siglos después, los seminarios, talleres, jornadas, estudios sobre Lutero y aquellas tesis florecen. A la luz de los tiempos modernos, para bien o para mal, el agustino arrojó luz en un océano de tinieblas, de miedos, de castigos, de morales falsas cuando no abiertamente cínicas, de confusión escatológica, terrenal y divina absoluta, donde los cargos y las canonjías se heredaban o compraban, donde los cismas y las luchas por primados y papados existían y donde el daño que el Siglo de Hierro de la Iglesia y Avignon siglos después, habían dejado una amarga herencia en la Iglesia.

Tiempos de Julios, Alejandros, Adrianos y Leones. Tiempos donde la distancia entre el bautizado y su Iglesia, entre el bautizado y su Dios era abismal. Lutero consiguió consciente o inconscientemente que esa cercanía bíblica fuera realidad al pueblo. La imprenta hizo el resto. La traducción a las lenguas vernáculas haría una democratización de la religión católica para aquellos que supieran leer como nunca antes había existido.

Pero al lado de la dimensión religiosa está la política, la ética y sociológica del personaje. Lutero denuncia formas, actitudes, comportamientos, una mercantilización de algunos miembros de la vida religiosa que heredan prebendas, cargos, responsabilidades que comercian con las indulgencias, que luchan por el poder, económico, militar, territorial y político; que utilizan esa lucha para debilitar al otro poder, el de un emperador que es cuestionado por su inmenso poder y que no entregará la corona imperial a su hijo Felipe.

Aquel aire nuevo, aquella crítica abierta derribó ventanales y púrpuras, naftalinas y viejas interpretaciones religiosas de una fe y un Dios que se percibía muy lejano en tiempos donde la misericordia y el castigo estaban junto a la sensación de ausencia de libre albedrío.

Lutero, quinientos años después es un personaje que convulsionó su época, pero también las siguientes. Condicionó incluso la interpretación económica de la realidad del capitalismo. Sin saberlo, sin pretenderlo. Religión, fe, sociedad, política, poder y economía.

ABEL VEIGA COPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA